Una historia de amor y vendimia


Belinda, una niña de dieciseis años, pelo color castaño claro, de ojos marrones y con una cara como los ángeles, trabajaba en el viñedo de sus padres en un pueblo alejado de la ciudad. Una mañana de abril, Belinda, muy contenta, empezó su trabajo. Recogió las uvas que ya estaban maduras y aprovechó para plantar nuevas semillas.

A media mañana, un muchacho alto, de pelo castaño oscuro y ojos color miel, entró en el viñedo para comprar una uvas, ya que le habían hablado muy bien de aquella cosecha. Cuando el muchacho vio a Belinda, se quedó parado mirándola como si fuera una diosa. Se puede decir que se enamoró a primera vista. Ella se puso nerviosa al verle; y cuando hablaba con él, le temblaba la voz.

El muchacho, al pagar el kilo de uvas, dejó junto al dinero una nota donde estaba escrito su número de teléfono. Belinda no tardo en llamarle y, tras una larga conversación, decidieron quedar para cenar. La noche fue intensa, y gracias a esa cena siguieron conociéndose.

Después de muchas noches de visitas al viñedo, empezaron una amistad, y poco a poco surgió una bonita relación.


Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

3 Responses to Una historia de amor y vendimia

  1. Samuel.M says:

    Muy bonito Ichi, ¿no dejas sangrías? Jaja

  2. itziar says:

    No, si total esta bien escrito no? Pues ya esta

  3. samu22 says:

    Jaja. Si.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: