El rey Arturo, malabarista.

En un insignificante pueblo alejado del mundo, vivía una pequeña y aventurera familia. Era feliz y divertida. El miembro más pequeño, se llamaba Arturo y tenía 13 años . Solían ganarse la vida honradamente, era una familia honesta. Él y el padre, trabajaban en un circo. La madre era azafata y la abuela estaba jubilada pero su hobbie era hacer “puenting”.

Arturo siempre salía a la calle con sus amigos, y les contaba chistes e historias, ellos se reían y aplaudían fascinados, también hacía piruetas y malabarismos delante de la reina, que era una gran admiradora de todos los bufones, actores, trabajadores de circo, etc. Un día, ésta cayó gravemente enferma y tras varios intentos de reanimación y de intentar curar la enfermedad con antídotos e inventos, murió. Arturo tenía ya 25 años e hicieron una encuesta para decidir el nuevo representante del país. Todos los candidatos estaban ansiosos por saber los resultados. Los elegidos para contar los votos hicieron un recuento, los ciudadanos querían un hombre sabio, un hombre honrado, gracioso, amable, con buen corazón. Los ciudadanos querían a alguien como Arturo, como el rey Arturo.

Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: