UN PARAGUAS ENAMORADO


Érase una vez un paraguas que vivía en extremadura. Un día llovía a jarros, así que su dueñolo cogió para salir. De camino, se enamoró de otro paraguas. Era un paraguas, precioso, además, era muy cariñoso. Éste también estaba enamorado del otro, sólo que los dos tenían un problema. Cada uno vivía en una casa diferente y un poco alejados.

Días después, no dejó de hacer un sol estupendo, así que no se podían ver. También había que ver que era verano, así que por tanto no llovía.

Cuando llegó el invierno, ya era otra cosa, porque ya empezó a llover y a hacer mucho viento. Por lo tanto, casi siempre se veían.  Además, sus dueños hicieron amistades y si se paraban a sentarse en algún banco, los cerraban y los ponían juntos. Así continuó, su larga vida, hasta que un día, vino un vendaval muy fuerte y le desguazó.

Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: