Las ovejas (inicio de novela)

Yo tenía una granja en África a los pies del acantilado de Ngong. Una tarde de primavera, cuando fui a sacar a las cabras al monte, me encontré a una niña llorando detrás de unas rocas. Me acerqué  a ella a preguntarle cómo se llamaba. Me dijo que María. Le pregunté qué le había pasado. Me dijo que se le habían perdido unas ovejas y que si volvía a casa su padre se iba a enfadar y no volvería a confiar en ella. La dije que yo la ayudaría a buscar a las ovejas, a cambio de que dejara de llorar y me ayudara durante una semana a sacar las cabras al monte.

Me dijo que sí porque no se atrevía a llegar a su casa sin las ovejas. Me ayudo a llevar mis cabras de vuelta a la granja para emprender la busca de sus ovejas. Nos pusimos en marcha a lo alto de la montaña, que era donde había visto por última vez a las ovejas, rodeamos tres o cuatro veces la montaña pero no las encontramos. Cuando se acercaba la noche la dije que yo la acompañaría a su casa y hablaría con su padre para que no se enfadara. Cuando llegamos vimos que el padre estaba metiendo a dos ovejas al corral, le dije a su padre que qué hacía con dos ovejas fuera del corral. Me dijo que las vio bajar de la montaña solas.

Le dijo a su hija que si ese era el cuidado que tenía ella de las ovejas, le dije que no era culpa suya que la encontré en el monte y la dije que si me ayudaba a ordeñar las cabras.

-La culpa fue mía, lo siento mucho.

Así el padre no la riñó a su hija. Me puse en camino a mi casa porque ya era muy tarde, cene y me fui a la cama.

A la mañana siguiente a primera hora llamaron a la puerta, fui a abrir y era la niña que me quería dar las gracias y ayudarme a sacar a las cabras como acordamos. Y así durante toda la semana. Cuando ya cumplió el trato la acompañé a su casa y le pregunté a su padre que si la dejaba venir conmigo todos los días a ayudarme a ordeñar las cabras y que si hacía falta la pagaría con tal de no perder la amistad tan buena que teníamos.

El padre me dijo que vale, la niña se alegro mucho y todos los días le llevaba a su padre un queso elaborado con la leche de las cabras.

Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

2 Responses to Las ovejas (inicio de novela)

  1. Jose y Javi says:

    No esta mal… Dices muchas veces dijo, podrias sustituirlo por contó o explicó. Pero esta bien.

  2. nuberoja says:

    Bien la descripción de los pastores y la montaña, y entrañables los sentimientos de los personajes, cómo se hacen amigos y cómo respetan la palabra dada, me gusta. Tienes que mejorar las intervenciones de los personajes, los diálogos, y es cierto que necesitas cambiar de verbos: preguntó, respondió, inquirió, propuso, añadió, etc.Buen trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: