La regata (inicio de novela)

Llamadme Ismael. Hace unos años- no importa cuánto hace exactamente – teniendo poco o ningún dinero en el bolsillo, y nada en particular que me interesara en tierra, pensé que me iría a navegar un poco por ahí, para ver la parte acuática del mundo. Un día, en el puerto de Santander, me invitaron  a hacer una regata llamada Iberdrola.  El patrón del barco se llamaba Luis y me dijo que les faltaban tripulantes y que si me apetecía ir. Yo no lo dude ni un momento y le dije que sí. El día 16 de octubre era el primero y la línea de salida estaba en el Real Club Marítimo de Santander. La salida no nos fue muy bien pero Luis tenía muchas esperanzas. Él era un navegante muy bueno y muy optimista, era simpático y rudo  y te ayudaba siempre en lo que quisieses. Yo era el encargado del Génova  en las viradas y las trasluchadas y cuando llegábamos al rumbo de popa yo llevaba el hennaker, que era una vela gigante que se sacaba solo en popa y en los largos.

 

Llegábamos a la primera boya después de tres horas navegando a mar abierto. Juan el encargado de subir el hennaker lo subió muy rápido y yo lo hinché en el mismo momento  que Juan le subió, la subida de hennaker nos salió muy bien. Íbamos séptimos  en el rumbo de popa pero, como eran mas días de regata, no nos preocupamos mucho. Pablo era el táctico del barco y decía cuando virar o trasluchar. Alberto era el tripulante que miraba la mar para ver las rachas de viento e ir a ellas para ir más rápido. Estábamos llegando a Laredo para atracar el barco y poder dormir un poco para el siguiente día, adelantamos un puesto en popa e íbamos en el sexto puesto en la clasificación. Cenamos todos juntos en Real Club Náutico de Laredo y más tarde nos fuimos al barco a dormir. A las 8 de la mañana nos levantamos para ir a la salida que era en Laredo a las 10:00, pero teníamos que  mirar el lado favorecido para salir bien. Quedaban 5 minutos para la salida y nosotros estábamos bien colocados con nuestro puesto ganado. La salida había empezado pero unos andaluces nos estaban marcando y tapándonos el viento porque sus compañeros iban primeros. Nosotros tuvimos que estar virando un buen rato para quitárnoslos de encima y al final lo conseguimos. Al llegar a la baliza o bolla de popa el hennaker se nos quedó un poco trabado y estuvimos un poco lentos en la subida. Cuando ya le teníamos hinchado escalamos muchos puestos ya que los otros barcos no le subieron porque tenía miedo a volcar por el viento que hacía.

El segundo día nos salió muy bien ya que quedamos primeros en la manga al llegar a la línea de entrada en Bilbao. Atracamos en el puerto de Bilbao y nos fuimos al Real Club Náutico del Abra. Cuando nos levantamos de dormir ya era el último día e íbamos segundos en la clasificación.  En la salida la cagamos un poco y los que iban primeros en la clasificación nos sacaban mucho tiempo y casi era imposible alcanzarlos.  Remontando puestos en ceñida nos pusimos segundos pero los primeros seguían muy lejos ya que habían tomado boya. Cuando tomamos boya nos dimos cuenta de que el barco que nos estaba ganando había volcado y nos pusimos muy contentos. Entramos primeros por la línea de meta y por lo tanto quedamos primeros en la clasificación general. En la entrega de premios los que habían tenido mala suerte y habían volcado nos felicitaron y ellos se llevaron el segundo puesto. Por lo tanto, como ganamos esa regata, estábamos clasificados para el campeonato de Europa en Italia el año que viene. Así todos nos fuimos hacia casa con un premio más para nuestra vitrina.

Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

3 Responses to La regata (inicio de novela)

  1. vargas says:

    con el viento ten cuidadin k te caes y te aogas

  2. nuberoja says:

    Bien, Borja, el texto está bien escrito y es interesante la descripción de la regata y la navegación, pero tiene una pega: es poco novelesco, y tu tarea no era una crónica deportiva de la regata sino un inicio de novela. Para compensarlo debes crear un mundo: un lugar bien descrito, un personaje más profundo… En definitiva, dedicar más atención a los personajes que a la carrera en sí. Para la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: