UN VIAJE EMOCIONANTE

OPERACIÓN: ATRAVESAR ESPAÑA

Salimos a las cinco de la madrugada con una sola misión: llegar a casa de mi abuela, a la que habían operado pocos días antes. Tras cuarenta y cinco minutos de viaje atravesamos los Tornos que, por cierto, estaban nevados y con los primeros rayos del día eran unas vistas preciosas.

El resto del día transcurrió apaciblemente, aunque a orillas de la carretera había nieve por el temporal de frío de varios días atrás. Paramos cada dos horas aproximadamente, al contrario de otras veces que parábamos menos. En Madrid comimos y seguimos por Castilla la Mancha. Pasando Despeñaperros, cruzamos la frontera con Andalucía y llegamos a Jaén de noche, donde paramos a ver a mi tío.

Finalizamos en Huélago, el pueblo de mis abuelos, un paisaje natural excelente. Pasamos una semana y nos marchamos el doce de Diciembre. A la salida de Huélago vimos muchos conejos. El viaje de vuelta transcurrió parecido al de ida. Esta vez comimos en Aranda de Duero un lechazo asado, que es una comida especial de allí.

Antes de pasar los tornos repostamos en una gasolinera y cuando fuimos a arrancar, la rueda no funcionaba bien. Tuvimos que llamar a la grúa y nosotros nos fuimos en un taxi.

Pero aunque tuvimos un problema al final fue un viaje verdaderamente emocionante.

Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: