DESCRIPCIÓN SUBJETIVA

Era un hombre trabajador y astuto que había estudiado la carrera digna para llegar a ser lo que era: un profesor de secundaría.

Impartía la materia de matemáticas a sus alumnos de forma elegante. Entraba por la puerta y esperaba a que los estudiantes despistados entrasen a la clase. Después saludaba con una sonrisa diciendo

-Buenos días- y los alumnos contestaban al unísono esas palabras.

Revisaba si los alumnos habían realizado los deberes, en días anteriores mandados, y se sentaba en su silla poniendo los correspondientes negativos. Más tarde corregían los ejercicios sacando -si era necesario- a los alumnos para realizar las correspondientes operaciones.

Luego dictaba la teoría que los estudiantes debían copiar en los cuadernos, ponía los ejemplos y mandaba los deberes que había que hacer para el siguiente día que tocara la asignatura de matemáticas. Cuando sonaba el timbre no nos marchábamos hasta que el profesor decidiera que había que marcharse. Entonces todos salíamos y él se marchaba después a tres posibles lugares: a otra clase, al recreo o a su casa en su coche rojo.

Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: