Un niño muy honesto

Erase una vez un niño que se dedicaba a bailar aunque solo fuese por hacer feliz a su madre. Su padre murió por un accidente de tráfiico y su madre que, al no tener a nadie más que querer, centraba toda su atención en su hijo sin darse cuenta de que no le dejaba libertad y de que le estaba obligando a hacer lo que a ella le gustaría que hiciese.

El niño, que se llamaba Francisco,  era muy bueno y tenía miedo de herir los sentimientos de su madre, por eso no le decía que él quería cantar y no bailar. Él cantaba de fábula y quería que todo el mundo se diese cuenta de eso. Un día, Francisco le dijo a su madre: ” Mamá yo te quiero mucho y no quiero que sufras pero es que a mí no me gusta bailar y lo hago para que te sientas feliz, pero yo quiero cantar y voy a dejar el baile para ello” y ella le respondió: “Tranquilo, hijo , ya lo sabía, ¿no te das cuenta de que las madres lo saben todo? , yo solo quería que me lo dijeses, pero muchas gracias por atreverte a decírmelo,  cariño, estoy muy orgulloso de ti” entonces el niño se dedicó al mundo de la canción y fue una leyenda quedó recordado toda la historia.

La moraleja es que, aunque tú no te atrevas a decirle algo a una persona para no hacerla daño, tienes que decírselo porque al cabo del tiempo esa persona se va a enterar y le va a doler más al darse cuenta de que no se lo has dicho.

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: