Desde mi ventana

 

Nunca me había parado a pensar en todo lo que se podía observar desde mi ventana, y es que no suelo fijarme detenidamente en las cosas hasta que me lo piden, bueno, no, hasta que me obligan. Así que estoy aquí al lado de mi ventana y ¿qué veo? nada, a ver nada no, veo un edificio enfrente donde, al otro lado de la ventana, probablemente estén haciendo cosas de familia, ver la televisión, estar en el ordenador… etc… pero observando detenidamente todos los pisos, me doy cuenta de que hay uno “sospechoso”, para que entendáis a qué me refiero os diré que todos tienen balcón, menos ese, sus ventanas tienen ese tipo de cristal negro, que nunca me ha gustado porque no te deja ver lo que hay al otro lado y te deja bastante intrigada (a ver, tampoco es que seas una cotilla y estés observando lo que hay) pero que a mí no me gustan mucho porque ¿es qué detrás de esos cristales tintados están los “men in black”? en fin, me lo apunto en mi lista de asuntos por descubrir… sigamos, todos los demás pisos están en orden y bajo observación: ¡nada de me escapa!

 

Ah, una cosa que de la que tengo que informaros es que en el tercer piso de enfrente , hay un animal -no consigo saber si es un gato gordo, un perro o un hurón gordo, en realidad, no sé si existen los hurones gordos- ja,ja pero es adorable, está tumbado y todo guapo, algún día tendré que robarlo. Bueno, a lo que iba, estoy cogiendo inspiración para deciros qué bonito se ve el monte desde mi ventana, pero… me han interrumpido, de verdad que tenía algo que me iba a quedar de fábula pero mi vecino, el de al lado, me dijo eh Oli, ¿cómo te va? y cuando yo me giré para responderle educadamente , ¡sé metió en casa! está totalmente pirado, que no es lo más agradable del mundo verme en pijama, con mi cara en proceso de sueño y mis pelos, pero que tampoco es para tanto.

 

Después de mi distracción he conseguido estar otra vez “a lo mío”, el monte, qué bonito es, parece un gran dedo que aplastará el edificio de enfrente en 5 segundos y acabará con los “men in black”. Es verde, grande con cosas rocosas por la punta, que parece una uña y… el viento dando en los árboles que tiene el efecto de hacer pensar que todo “él” entero se mueve y tú piensas ¿cuánto tiempo habré pasado en ese “dedo”? y las nubes, guau, hoy tienen su día, esponjosas y blancas, me dan ganas de saltar en ellas como los niños de Peter Pan en Nunca jamás y ya que estamos, volar en una alfombra, como Aladino o en una misma nube como Goku x),  me gustaría de verdad.

 

No sé qué más describiros, abajo os describiría probablemente coches pero mi madre no me deja mirar, no se fía de mí, dice que la he salido torpe -.-“, así que voy a terminar de escribir, además he quitado lo de mis vecinos de mi lista, porque acabo de ver a uno fumando y he sentido el impulso de hacer lo mismo que mi vecino de antes, meterme en casa.

Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

One Response to Desde mi ventana

  1. mitzy says:

    muy bueno muy bueno jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: