El niño misterioso

Era una noche fría, y estábamos sentados en el parque de la esquina, nunca habíamos estado allí, excepto un niño, que se había hecho nuestro amigo el día anterior. Nuestro amigo nos invitó a su casa a dormir, y todos aceptaron, excepto mi mejor amiga y yo, que decidimos, mejor, ir a mi casa. Esa misma noche, recibimos una llamada en la cual oíamos a nuestros amigos llorar, gritar y pedir ayuda. Nosotras nos asustamos mucho y, como estábamos medio dormidas, no dimos  importancia a la llamada. Al día siguiente, yo me mudaba a otra casa más grande. Cuando me iba definitivamente, mi amiga decidió irse conmigo. Cuando llegamos, vimos que había catorce puertas. Entonces, nos pusimos a explorar, pero solo se pudieron abrir trece con normalidad. La decimocuarta estaba cerrado y sellada. Al fin conseguimos abrirla. Nos quedamos asombradas, al ver que era un pasadizo secreto, que nos condujo a una casa, que era tan parecida a mi otra casa, que resultaba escalofriante. En la casa, había unos señores, quequerían que nos quedásemos con ellos, fuésemos sus hijas y no nos iríamos nunca. Pero pronto nos dimos cuenta, de que era una trampa, porque tenían a nuestros amigos metidos en el espejo, por haber caído en su trampa. Ellos eran como almas perdidas, y nosotras somos su única salvación. Pero para rescatarlos, tendríamos que recuperar a mis padres y cumplir el desafío que nos permitirá volver a nuestra vida anterior.

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: