Cantar de Gesta: Mio Cid

Los infantes de Carrión huyeron con temor

y a sus esposas se llevaron desprendiendo un gran hedor,

a mitad del camino del carruaje las bajaron

y los dos juntos, con fuerza las azotaron.

Su venganza al Cid se había cumplido,

y allí las dejaron con el cuerpo malherido.

Cuando el Cid se entero, su furia estalló,

y con rabia y sus caballos, a los infantes rebuscó.

Cuando por fin los encontro, los infantes pidieron perdón,

pero sin lástima alguna, una gran condena les cayó.

Cuando las damas se recuperaron, éstas se vengaron

y esos infantes tan cobardes, pasaros sus últimos días entre terribles enfermedades.

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: