LAS GAVIOTAS

De repente, la bandada de gaviotas se acercó peligrosamente a los cristales de  nuestra clase. Tenían hambre y querían nuestra comida pero nosotros ya nos la habíamos comido en el recreo. Teníamos mucho miedo y empezamos a chillar como locos, aunque bueno, también hubo alguna que otra risa porque algunas gaviotas hicieron caca en alguna mochila. La puerta estaba trancada, no podíamos abrirla pero el profesor no tenía móvil para llamar a otro profesor, entonces nos dijo que el que tuviera móvil lo sacara, que no se lo iba a quitar, pero un niño lo sacó y el profesor no se acordaba del número de ningún profesor, entonces de repente vino la limpiadora a limpiar y nos encontró y se dio un susto.

Días después arreglaron la puerta y de momento nunca se ha fastidiado.

Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: