Cuento tradicional adaptado: Pelitos plateados


Érase una vez un pequeño lobito que tenía los cabellos plateados. Este quedó huérfano y estaba flacucho, porque casi no comía y si lo hacía era porque encotraba algún animal muerto o algún arbol con fruta.

Un día el lobito encontró una madriguera, y después de vigilarla unos días, vio que no quedaba nadie dentro de ella, se introdujo sin temor y encima de una gran mesa divisó tres cuencos:

En uno había zanahorias, y en los otros dos, había zanahorias con lechuga. El lobito era alérgico a la lechuga, entonces se comió el cuenco que tenía zanahorias. Más tarde, este se dio cuenta de que se encontraba muy sucio y quiso aprovechar la ocasión para darse un baño, pero había un problema, había tres bañeras y no sabía en cual meterse. Una contenía agua helada, parecía que había sido llenada hacía mucho tiempo, otra contenía agua templada, y era más pequeña que la anterior y la última tenía agua calentita pero era mucho más pequeña que las demás. A el lobito le dio igual el tamaño de la bañera y entró en ella. Este se quedó durante una hora dentro pero de pronto, tres personas entraron en la madriguera. El conejo mayor, alpercatarse de que el lobito se había comido la comida del conejito pequeño y también usado su bañera,  agarró a lobito por el pescuezo y lo echó de la madriguera.

El lobito murió de hambre.

( Basado en ricitos de oro)

Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: