El dinosaurio encontrado

CUENTO:

Érase una vez un arqueólogo llamado Mario, alto, rubio, ojos azules, pelo corto, majo y un poco flacucho. Iba por las montañas buscando huesos de dinosaurio o fósiles y encontró unos huesos con una forma que todo el mundo desconocía, lo encontró en el monte Buciero, cerca de la cruz, entre un montón de árboles. Y llamó a los mejores investigadores y dijeron que era un nuevo espécimen. Lo llamaron MICRORAPTOR. A Mario le dieron 10.000.000 euros por este descubrimiento. Mario se lo gastó en un chalet y un mercedes descapotable y un avión y se fue a buscar nuevas aventuras.

 

NOTICIA:

El Microraptor, un dinosaurio de hace unos 120 millones de años, del tamaño de una paloma pero con cuatro alas, tenía plumas de color negro brillante, iridiscentes. Los científicos lo saben porque han analizado, en las plumas fosilizadas, las marcas de los microscópicos orgánulos de melanina, responsables de la pigmentación, y han comprobado su similitud con los de algunas aves, como los cuervos actuales. Ese negro azulado iridiscente y la disposición de las plumas en el extremo de su larga cola eran, probablemente, atributos ornamentales, relacionados con el sistema de señales visuales de la especie, incluido el cortejo, más que una especial adaptación al vuelo. El primer Microrapror fue descubierto en el noreste de China en 2003.

Ilustración del dinosaurio Microraptor, con plumas negras brillantes. / SCIENCE / AAAS

Las plumas de las aves modernas pueden tener varias funciones, desde la termoregulación hasta el vuelo, incluido el despliegue de señales muy llamativas –el pavo real es uno de los casos más notables- esenciales en las relaciones sociales y especialmente el cortejo sexual. “Como cualquier conocedor de los pájaros puede explicar, la coloración de las plumas y las formas pueden estar también relacionadas con repertorios complejos de comportamiento incluso resultando contraproducentes de cara a la aerodinámica”, Julia Clarke (paleontóloga de la Universidad de Texas en Austin y miembro del equipo de investigadores que ha trabajado en la coloración del Microraptor. Quanguo Li (Museo de Historia Natural de Pekín) y sus colegas chinos y estadunidenses dan a conocer los resultados de su trabajo en el último número de la revista Science.

“Con numerosos fósiles descubiertos de aves y de plantas con flores, sabíamos que el Cretácico era un mundo colorido, pero ahora intensificados esa visión con el Microraptos como el primer dinosaurio iridiscente”, comenta Ke-Qin Gao, investigador de la Universidad de Pekín. Hace solo unos años habría sido inconcebible para nosotros imaginar siquiera un estudio como este

 

Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: