Relato realista: El Voladero

Suena el despertador, 5 de la mañana, me levanto sin pereza pero con mucho frío, desayuno, me pongo la ropa de camuflaje, cojo mi escopeta, mis cartuchos y voy al encuentro de Jose y Asier, mis amigos. Ellos ya me estaban esperando en el todoterreno y en el remolque iban Barón y Lola (perros setters). Nos esperaban 2 horas de viaje. Cerca de Burgos comienza a amanecer:

-¡Vaya!, día oscuro y lluvioso nos viene, dice Jose.
-¡Y yo sin botas!, digo con voz de dormido.

Llegamos a La Poza donde nos espera la dueña del voladero:

-¿Cuántas codornices queréis que os dé?
-75, contesta Jose.
-¿Cuánto te debemos?, le pregunta Asier, que es el que lleva el bote y paga.
-40€.

Estábamos en una llanura, con pequeños matorrales y parecía desértica. Entonces sembramos las codornices y pasada media hora soltamos los perros.
La puntería de Jose era buena, la de Asier regular y la mía genial.

-¡Pum,Pum,Pum!, se oía el eco de otros cazadores.

Al final de la jornada de caza contamos 50 codornices, el resto se perdieron.
Pasamos un día distinto, divertido y con anécdotas que poder contar, pero aún queda pendiente otro mejor:

¡El día de la cena!, donde nos reuniremos y nos lo pasaremos pipa.

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: