NOTICUENTO: Miguel y el río

CUENTO:

Tan solo bastaba un resbalón y mi sobrino Miguel sería devorado por las aguas del rio Namada. Mi familia y yo permanecíamos en la orilla conscientes de que la vida de mi sobrino estaba a merced de las aguas del aquel maldito río. Al cabo de unos minutos Miguel se tropezó y cayó río abajo entre los remolinos del rio. Toda la familia y yo, al ver lo que pasó, nos lanzamos al agua en busca del pequeño Miguel. Cuando conseguimos sacarle estaba inconsciente. Rápidamente le llevamos al hospital más cercano de la zona, donde se recuperó. Días más tarde, a su regreso a casa, se acercó al río donde prometió no volver a desafiar a la naturaleza.

 NOTICIA:

Tan sólo bastaría un resbalón y Miguel, de cuatro años, sería devorado por las aguas. El pequeño llegó hasta ahí cuando estaba bañándose con su tío. La crecida del río Narmada le pilló de improviso. Los vecinos trataron de sacarle alcanzándole una rama pero, pese a los numerosos intentos, no lo lograron.

Cayeron ellos y también el niño que quedó a merced de las aguas ante el horror de su familia que observó la escena angustiada. Es entonces cuando todos comienzan a correr detrás de Miguel, que va desapareciendo entre remolinos. Sus familiares se lanzan al agua y, de repente, lo consiguen. Logran sacar al niño del río, aunque en estado inconsciente y medio ahogado. Ahora, Miguel se recupera en el hospital y ya se encuentra estable.

 

 

Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: