Soneto

Era un hombre muy viejo y sin trabajo.

Era un hombre muy pobre y sin comida.

Vivía solo y se buscaba la vida.

Pero aún así era un hombre bueno y majo.

 

Andaba por la calle hablando en bajo.

Tenía una pierna coja y una herida.

Su ropa estaba muy vieja y raída.

Pero él seguía oscuro como un grajo.

 

El tiempo pasó rápido y ligero

y aquel hombre fue ganando dinero.

Quitó el hambre y curó sus dolores.

 

Y así es como, contento y sin temores

Este buen hombre consiguió un empleo,

ganó dinero y cumplió su deseo.

 

Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: