Trabajo literario: Poesías

Anaglifos

El cielo                                                                El firmamento                                                        El miedo

el cielo                                                                el firmamento                                                         el miedo

la gallina                                                             la gallina                                                                 la gallina

y los del clero.                                                    y el aliento.                                                            y el desenredo.

 

 

Haikus

El agua con sal,                                              Los bosques verdes                                         Soñar contigo

el sol con el fuego                                          la luz fluorescente                                             reflejo de tus ojos

tierra con bichos.                                            el cielo azul.                                                      pensar en ti.

 

Greguerias

El cielo, pantalla situada en todos los lugares.

 

Los bosques, alvéolos de la tierra.

 

Acera, carretera de peatones.

 

Recuerdos, el baúl de los pasados que nunca olvidamos.

 

Soneto.  La importancia de la fé.

Estaba en un lugar de romería,

mientras esperaba pasar las horas

y yo cantaba  a la luz de la aurora

cuando me robaron la alegría.

 

El lugar esa noche empobrecía

con aquella abeja ensordecedora

la inmensidad oscura y aisladora

que mis pocos sueños me robaría.

 

Aquel era un lugar tan milagroso

y en parte, era también lugar tan santo

que con su poderío beneficioso

 

a todo el mundo ofrecía algún reposo:

Carne, algún ropaje, incluso un manto.

Yo también le ofrecí un cesto abundoso.

 

 

Romance. Crónicas de un mal amparado.

 

Es mi corazón partido

el lugar más desolado

que me dolió todo el pecho

al que tú has acuchillado.

Por el amor mañanero

en lugar amurallado,

por un dolor amoroso

me siento tan engañado.

Márchate,  no quiero verte

ni te acerques a mi lado,

así que márchate lejos,

por que a mí me has engañado,

aunque me hayas elegido

aún me siento alagado.

Fuiste lo que más ansié

y me dejaste tirado

aquí acaban ya las crónicas,

de este gran, mal amparado.

 

Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: