Historia de Terror.

En un pueblo desconocido, vivían pocas personas, una de ellas era el dueño de una casa que estaba maldita. Una familia decidió alquilar la casa un verano, para pasar unos días tranquilos, pero no fue así.

El señor de la casa tenía pensado convencerles para que compraran la casa, porque él quería deshacerse de ella. La familia pasó unos días pensándoselo, y al final la compraron.

Un día estaban durmiendo y, como tenían un niño pequeño, tenían una cámara que le podían ver al niño desde su habitación. Estaban acostados cuando oyeron unas voces en el visor de la cámara. Fueron corriendo a ver que era, y se encontraron al niño llorando.

Al día siguiente, por la mañana, hablaron de lo que había pasado la noche anterior. La chica quería irse de allí pero el chico le dijo que se quedaran esa noche a ver que pasaba.

Decidieron ir al parque para dar un paseo y que el niño jugara. Dejaron al niño en los columpios, mientras que ellos hablaban sentados en un banco. A los pocos minutos de llegar al parque, el niño desapareció. Le buscaron por todas partes pero no le encontraban. Fueron a la policía y la policía se puso a buscarlo.

Estaban muy nerviosos, pensaban dónde se podría haber ido, pero no se les ocurría nada. A las 4 semanas les llegó una carta anónima pidiendo dinero por el niño.

La mujer, en cuando vio la carta, estaba decidida a pagar lo que fuese por encontrar a su hijo, pero él se negaba, quería saber quién había secuestrado a su hijo. Esa noche no pegaron ojo, se pasaron toda la noche pensando en pagar o no pagar.

Se levantaron a la mañana siguiente y estuvieron hablando hasta que llegaron a la conclusión de pagar. Cuando iban a salir por la puerta, tenían otra carta de los secuestradores diciendo dónde y cuándo tenían que dejar el dinero. Esa carta se la dieron a la policía para saber si podrían hacer algo.

La policía les dijo que iban a pagar, pero que irían con uno de los policías, para ver si descubrian al secuestrador.

A la mañana siguiente, fueron a sacar el dinero para pagarles. Dejaron el dinero donde les mandaron, la policía estaba muy atenta. Se quedaron allí toda la mañana hasta que vieron a su hijo sentado en un banco con algunos arañazos en los brazos y en las muñecas. El niño no se acordaba de nada, y la policía no puedo hacer nada.

Al dia siguiente salió la noticia por la tele y desde ese día ese pueblo se quedó sin habitantes.

Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: