Oda a las zapatillas con ruedas.

¡Oh, zapatillas ruedeniles!

Rodando hacia la luna llena

o hacia la risa de una hiena,

rodando siempre sin raíles.

 

Yo sí quiero que me encandiles

con gozo y seguridad plena,

porque puedes cruzar el Sena

sin mojarte el talón de Aquiles.

 

Muchas caídas me han hecho pedazos.

Más de mil veces me he roto tanto

que nadie podía coger mis cachos.

 

Pero estabas para parar mi llanto,

recogiendo mis trozos en tus brazos

con más diversión repartida a ratos.

Anuncios

Acerca de nube roja
Profesor de lengua y literatura del IES Marismas, Santoña, Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: