ÁRBOL GENEALÓGICO

 

El abuelo paterno de mi padre se llamaba José y se casó con Consuelo , tuvieron a mi abuelo

José.

El abuelo materno de mi padre se llamaba Jorge y se casó con Vicenta, tuvieron a mi abuela

Clara.

José y Clara se casaron y tuvieron a Juanchi, Clara, Jorge, Ignacio, José Luis, José, Dolores,Carmen

y a mi padre Félix.

Mis primos carnales paternos son: Lorena y Juan; Rubén y Clara; Graciela y Jorge; Diana y José

Luis; Santiago y Manuel y por último Victor y Álvaro.

 

El abuelo paterno de mi madre se llamaba Antonio y se casó con Lucía, tuvieron a Antonio.

El abuelo materno de mi madre se llamaba Rafael y se casó con Petra, tuvieron a Rosa.

Antonio y Rosa se casaron y tuvieron a Antonio y a  mi madre Rosa.

Mi primo carnal materno es Luis.

Félix y Rosa se casaron y nos tuvieron a mi hermano Alejandro y a mí .

 

Anécdota

A mi familia por parte paterna les llaman  pikios porque mi bisabuelo, José  tuvo

un barco de pesca de madera cuyo nombre era Pikio. Desde ese momento, tanto a  mis tíos

como a mis tías, y a sus hijos e hijas , nos llaman los pikios. Somos conocidos en todo el pueblo

por los pikios y pikias. Tenemos fama de traviesos pero eso son las malas lenguas. La verdad es

que somos una familia muy grande y muy apreciada por todos los que nos conocen.

 

Por Pablo Pla Herreros.

 

Pablo:

Corrige las faltas, están en rojo.

Amplía la anécdota, debe tener al menos 5 líneas.

Pon la categoría (“Libro de 2ºC”) y las etiquetas, que son las que dicen el tipo de texto que haces, en este caso pon “árbol genealógico”). 

Corrige estos fallos y me lo vuelves a enviar. Ánimo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto teatral: Campo de fútbol.

Escena 1: Túnel de vestuarios:

Messi: ¡Hey, Ronaldo! ¿Preparado para la paliza que os vamos a meter?

Ronaldo: Siempre decís lo mismo y los últimos clásicos nos los hemos llevado nosotros.

Messi: No creas que por habernos ganado un par de partidos nos vais a ganar ya todos. Tú y tu equipo sois unos creídos.

Casillas: Oye Leo…¿Por qué no discutimos cuando haya acabado el partido? Así se verá quién gana.

Messi: Eso esta hecho, pero… Una advertencia: luego no vale venir llorando.

Ronaldo: Te prometo que voy a meteros tantos goles que te voy a callar la boca.

Messi: Estoy seguro de que voy a meter el doble de goles que tú… Hasta tú lo sabes.

Ronaldo: Ya lo vemos luego, machote.

Escena 2: Descanso.

Xavi: Oye, Pepe, podrías haberme entrado un poco más flojo en la última falta; me has hecho mucho daño.

Pepe: Ya, pero es que esto es fútbol, se entra fuerte; de vez en cuando te dan patadas. No juegues si no quieres que te las den.

Xavi: Si tenemos esas, voy a ir a por ti en el partido y, como me toques una mínima vez, me voy a tirar al suelo a hacer teatro y te va a costar la tarjeta roja. Tú verás.

Messi: Venga, no discutáis. Pepe tiene razón: en el fútbol, a veces, te llevas una patada. Seguro que no lo ha hecho aposta.

Pepe: Gracias por apoyarme, Leo; no lo hice queriendo, Xavi. Ante todo hay que tener respeto y llevarse bien con tus adversarios.

Xavi: Tienes razón (le da la mano a Pepe)

Ronaldo: Oye, Messi…Por ahora vamos empate a uno. Tú has metido uno y yo otro; me da a mí que vamos a acabar empatados, el partido está muy igualado.

Messi: Ya, pero yo no voy a ir a empatar, voy a dar todo lo que pueda y más para ganar este partido. Y tú deberías hacer lo mismo.

Ronaldo: Está claro que lo haré, pero yo solo no puedo tirar del carro y mi equipo hoy está apagado.

Messi: Pues entonces os ganaremos seguro. Venga, vamos al campo.

Escena 3: Fuera del estadio:

Messi: ¡Ganamos! Ya era hora de que os ganásemos un clásico…

Ronaldo: Ya te digo. Os habéis merecido ganar, buen partido.

Messi: Oye, Ronaldo… ¿Qué tal si nos vamos a tomar algo por ahí? Con los equipos, para pasar un buen rato todos juntos como amigos.

Ronaldo: Me parece muy bien, ahora se lo comento. ¿Ves aquel bar de allí? Vete llevando a tu equipo, que voy a por el mío.

Messi: De acuerdo. ¡Date prisa!

Un Mundo de Fantasía

Ildefonso– (Con el teléfono en la mano) – ¿Vienes hoy a mi casa?

Gervasio– (Con el teléfono también) – Sí. ¿Vas a invitar a Alfonso?

Ildefonso– Ya le he invitado. A las cuatro, aquí.

Gervasio – (Colgando) – Vale.

 

(En casa de Ildefonso. En el sótano, los tres chicos están rebuscando entre las cajas de su abuelo)

 

Alfonso– (sacando la mano de una caja) – Un mapa en blanco, sí señor.

Gervasio– No hay nada interesante hoy. (Mirando a una pared casi cubierta de cajas) ¿Hay una puerta? ¿Para qué es?

Ildefonso– (Con cara incrédula) No lo sé. Nunca la había visto.

Alfonso– (Acercándose a la puerta) ¿Qué os parece si la abrimos?

Ildefonso– Abrámosla los tres a la vez.

Gervasio– Vale.

(Los tres amigos agarraron la manilla a la vez)

Los tres amigos a la vez– 1, 2 y…… a la de……..3.

(En ese momento, abren la puerta y se los traga un tornado de viento. Tras unos instantes, aparecen en una playa)

 

Gervasio– (Mirando alrededor) ¿Qué es esto?

Alfonso– Es como si hubiésemos viajado a otro mundo

Ildefonso– ¿Exploramos un poco? Vamos a ver en qué lío nos hemos metido.

 

 

(Tras un rato merodeando por la playa, ven un barco que ha atracado. Son piratas. Estos los secuestran y los llevan a un calabozo)

 

Alfonso– Seguimos en el mismo sitio.

Gervasio– Si el barco no zarpa, podremos escapar.

Ildefonso– (Rompiendo el casco del barco de una patada) Solucionado. Al agua.

Alfonso– ¿Cómo lo has hecho?

Ildefonso – Es mundo de fantasía. La verdad es que no sé por qué se ha roto.

Gervasio– (Tirándose al agua) Saltemos.

 

(Llegan nadando hasta la playa. Buscan el sitio donde aparecieron)

 

Gervasio– Hay un agujero. Saltemos a ver si podemos volver a casa.

(Saltan todos. Aparecen en el sótano de Ildefonso. Todo está normal, como lo dejaron)

 

Alfonso– Ha sido más fácil de lo que parecía.

Ildefonso– Muy simple.

Gervasio– Bueno, ¿seguimos buscando?

Ildefonso– Venga vale. Pero yo no me acerco a la puerta.

 

 

Bruno, Victor e Ibai.

En el dentista

Acto 1

(Un padre y su hijo deciden ir a la consulta del dentista por un dolor de muelas).

Padre: Hola, buenos días.

Dentista: (Estrechando al padre la mano) Buenos días, (Mirando al niño) ¿Qué te pasa, pequeño?

Niño: (Sin vocalizar) Tengo un dolor en la muela, y no sé por qué es.

Padre: Desde pequeño le han chiflado los Chupa Chups.

Dentista: (Pensativo) Ya veo, yo creo que te voy a tener que sacar la muela.

Niño: (Sin vocalizar) Pero si solo como un Chupa Chups, bueno dos, bueno tres, pero con chicle.

Padre: (Susurrándole al oído) Si te portas bien, luego te doy unos Chupa Chups.

Niño: (Sin vocalizar) ¿Cuántos?

Padre: Cuatro.

Niño: (Sin vocalizar) Seis.

Padre: Bueno, vale.

Niño: (Sin vocalizar) Bieeeeeeeeen…

Acto 2

(Tres cuartos de hora después el dentista llama al niño para que pase a la consulta)

Dentista: Bueno, túmbese en la camilla, por favor.

Niño: A sus órdenes mi capitán.

Dentista: (Cogiendo la pinzas) Te voy a sacar la muela, diga aaaaa…

Niño: eeeee…

Dentista: Eeeee… no, diga aaaaa…

Niño: Uuuuu…

Doctor: (Mirando al padre del niño) Esto es imposible.

Niño: (Interrumpiendo al dentista) Aaaaah…

Acto 3

(En la consulta una hora y media después)

Dentista: (Sujetando la muela con la mano) ¿Ya te ha dejado de sangrar la encía?

Niño: ¿Qué es la encía?

Dentista: La piel que te ha quedado al descubierto después de quitarte la muela.

Niño: ¿Qué es al descubierto?

Dentista: Que antes tenía algo encima y ahora no.

Niño: Pues no, ya no sangra.

Dentista: Pues entonces ya te puedes ir.

Niño: Bieeeeeeeeen…

Dentista: Toma una piruleta, porque te has portado muy bien.

Niño: ¿Qué es esto?

Dentista: Algo parecido a un Chupa Chups.

Niño: Entonces, es un Chupa Chups de los chinos, (Gritando) no lo quiero. Papá, dame lo que me debes y con intereses.

Padre: (Saliendo de la consulta) Toma, y uno de más.

Doctor: (Cogiendo el teléfono y llamando a recepción) Si alguna vez viene el niño que se acaba de ir, decidle que no hay plazas, (Poniéndose de rodillas) por favor.

Chica de recepción: Pues tiene que venir a la revisión anual la semana que viene.

Dentista: (Gritando y dejando caer el teléfono) Nooooo…

Acto 4

(Suena el teléfono y el dentista lo coge)

Dentista: ¿Quién es?

Chica de recepción: El niño de la semana pasada.

Dentista: (Con ganas de llorar) ¿Ya le toca venir?

Chica de recepción: Le hago pasar.

Dentista: (Sin fuerzas) ¡Qué remedio!

Chica de recepción: Vale.

(Entra en la consulta el niño y su padre)

Padre: Mi hijo no ha podido resistirse a tocar la encía, y se le ha infectado.

Dentista: (Diciéndoselo a sí mismo) Vaya con el niño.

Padre: ¿Decía algo?

Dentista: No, nada, bueno, yo creo que vamos a tener que ver cómo está para ver qué tipo de pasta le recomendamos.

Padre: (Extrañado) ¡Pasta! Mi hijo no se cepilla los dientes.

Dentista: (Sorprendido) ¡¡¡¿¿¿Cómo???!!!

Padre: Sí, es cierto.

Dentista: (Mirando al niño) Eso lo tienes que corregir.

Niño: No me gusta lavármelos, porque si me los lavo, se me van los restos de Chupa Chups que me quedan entre los dientes.

Dentista: Pues para eso es la pasta.

Niño: Pues por eso no me los lavo.

Dentista: (Enfadado) Repito que eso lo tienes que corregir.

Niño: Lo intentaré.

Dentista: Eso espero.

Padre: Entonces, cuál es la pasta que tenemos que comprar.

Dentista: Tenéis que comprar la pasta “Lacer Junior”, con sabor a fresa.

Padre: (Sacando un cuaderno de notas) ¿Me lo podrías repetir, por favor?

Dentista: No hace falta que lo apuntes, ya te preparo una receta.

Padre: Gracias.

(El dentista entrega al padre la receta, el cual sale de la consulta para que le pongan flúor al niño)

Niño: ¿Va a doler?

Dentista: Nooooo…

(El dentista le pone el flúor al niño y, cuando ha terminado, manda llamar a su padre)

Dentista: Para que nunca se haya lavado los dientes, los tiene muy sanos, pero por prevenir, que esté cuatro meses cepillándose los dientes después de desayunar, comer, merendar y cenar; y después de los cuatro meses que solo se cepille los dientes después de desayunar, comer y cenar.

Padre: Intentaré que lo cumpla a raja tabla.

Dentista: Eso espero.

Padre: Bueno, muchas gracias por su tiempo.

Dentista: No, a ti por venir.

Niño: Bueno, adiós y gracias.

Dentista: De nada.

(El padre y el niño salen de la consulta y se cierra el telón)

 

Hecho por: Aram, Ángel y Walter

Instrucciones para dormir

Los pasos para dormirse son muy sencillos, pero a la vez muy dolorosos.

  1. Póngase boca abajo y  esté así unos 20 minutos.

Si no funciona, pruebe lo siguiente:

  1. Haga deporte, corra por la habitación, de unas volteretas por el pasillo…, es decir, cánsese y a dormir.
  2. Vea mucho la tele para cansar los ojos y échese a dormir.
  3. Dile a un amigo que te cuente su vida para dormirte del aburrimiento.
  4. Date un puñetazo en la boca del estómago.
  5. Pruebe a pincharse con un punzón un nervio del codo, el cual te hará caer redondo.
  6. Pruebe a anestesiarse todo el cuerpo con anestesia local.

Si has llegado hasta aquí leyendo, es porque tienes el sueño de piedra y tu cuerpo ha resistido los golpes. Aquí te doy mi último método para conciliar el sueño.

  1. Tómese unas pastillas para dormir.

Si no funciona eso… ZZZZZZZZZZZ

 

Carta al director

Nicolás Sarro Arnáiz

Crtra Gama-Santoña Paraje de Yagos Nº7 bajo B

D.N.I   12345678-N

 

En Santoña a 21-2-2013

S.R Director

Debo comunicarle que en la charla de principio de curso nos informaron de que íbamos a ir a las piscinas municipales en las horas de educación física, porque la natación es un tipo de deporte muy bueno y también serviría para que aquellas personas que no sepan nadar todavía aprendan.Tambien en una encuesta realizada en el recreo más del 70% de los alumnos quieren que haya dos recreos repartidos a lo largo de la mañana.

Le saluda atentamente

Nicolás Sarro Arnáiz

COMO SENTARSE EN UNA SILLA

Parece sencillo el echo de sentarse en una silla, pero, para mucha gente es un esfuerzo muy grande. Para que no sea así, sigue estas instrucciones:

 1º Colóquese de espaldas a la silla.

2º Deje los brazos sueltos para que no molesten en ningún momento.

3º Flexione lentamente las rodillas.

4º Poco a poco vaya sentándose sobre ella.

5º Cuando ya esté totalmente apoyado sobre la silla, sabrá que ha conseguido su objetivo.

Tutorial: Como arrancarse un pelo.

Hay gente que tiene manías, y una de esas manías, es arrancarse el pelo. Bueno pues yo hoy, les traigo unos cuantos recursos para que puedan arrancarse el pelo de forma que no les duela.

 

1. Primero, levantas la mano y la diriges hacia la parte de la cabeza en la que vayas a arrancar el pelo.

2. Coges el pelo y le masajeas para que salga mas fácilmente.

3. Ejercitas la voz, porque al arrancarte el pelo, duele un poco y siempre aunque no quieras vas a chillar, pues ejercitando la voz evitas quedarte ronco.

4. Tomas aire muy bruscamente, y lo sueltas despacio, y así relajas el cuerpo y no dolerá tanto como estando en tensión, y además, relajarás el cuero cabelludo.

5. Y tira con todas tus fuerzas del pelo que hayas elegido, de tal forma que se arranque desde la raíz.

 

Bueno, hasta aquí llegó el tutorial de hoy, saludos a todos los que estáis viendo este vídeo, espero que os haya gustado.

 

Instrucciones para sacarse esas cosas que hay en la nariz.

Instrucciones para sacarse esas cosas  que hay en la nariz.

1: Primero ha que colocar el dedo indice en vertical.

2: Llevarlo hasta la nariz.

3:  Meterlo por el agujero que  prefieras.

4: Buscar a ver dónde hay esa cosa tan molesta que se crea en la nariz.

5: Arrascarlo, arrancarlo…

6: Cuando ya le tienes en el dedo tienes que sacarle de la nariz.

7: Ahora ya puedes comértele, tirarle, pegársele a alguien …

Instrucciones para abrir y cerrar una puerta

INTRODUCCIÓN:

Hay gente que no sabe abrir una puesta, entonces este tutorial es para que aprendáis.

 

1. En primer lugar, dirígete a la puerta, mira el pomo detenidamente y abre la palma de la mano.

2. Pon la palma de la mano en el pomo, cierra los dedos rodeando el pomo, pero con cuidado para que no resbales.

3. Gira el pomo con cuidado para que no se haga giratorio del todo.

4. Tira hacia ti, y ya está la puerta abierta.

 

 

Ahora vamos a aprender a cerrar la puerta. Hay gente que no sabe, pues este tutorial es para aprender.

 

1. Pon la palma de la mano en el pomo, pero antes mira si tu hijo o hermano ha puesto un botón de calambres en el pomo y luego cierra los dedos alrededor del pomo.

2. Empuja la puerta con cuidado de no romper las bisagras.

3. Finalmente,  la puerta estará cerrada.

A %d blogueros les gusta esto: