Oda al aspirador

Es ese aparato que aspira

todo aquello que al suelo cae

dejándolo todo limpio y reluciente.

Es ese aparato que aspira

el que hace tanto ruido

que a la gente despierta.

Es ese aparato que aspira

el que se mete en mi mente

cuando mi perro destruye algo

y al aspirarlo queda todo limpio y reluciente.

Anuncios

Aviso

563938_459530184116647_598197535_n

El destino de nuestra nación

 

La España cutre y desmadrada

llena está de gente que no hace nada,

abundan los corruptos y los ladrones,

también ignorantes y malhechores;

a quienes aún a sabiendas de su mal hacer,

la gente premia y mantiene en pie.

Lo que aquí hacen falta son luchadores

que hagan que España recobre el buen nombre.

Aunque eso pronto no llegará

pues, en mi opinión,

mucho hemos de pensar

para hallar una solución,

y con los recortes en educación

los niños de hoy al paso de los años

no tendrán a que dedicar

toda esa vida que aún les quedará.

Sin embargo,sí que considero

que tras algunos años luchando

algo se irá logrando

que cambiará este gobierno

y ya por fin habremos acabado,

soltando esta carga que hemos llevado.

 

Fallo del XII Concurso literario IES MARISMAS

XII CONCURSO LITERARIO IES MARISMAS

 

Felicidades, Marina

The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore

The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore from Moonbot Studios on Vimeo.

Alumnos del PCPI se atreven con Lorca

Este vídeo muestra la magnífica actuación de estos alumnos del PCPI en la I Jornada Cultural y de la Convivencia del IES Marismas celebrada el 22 de diciembre del 2011, donde hicieron una fusión de poesía, baile y cante, digna de aplauso.

Enhorabuena, chicos, por vuestro duende.

Continuación del Cantar Del Mío Cid

Los infantes se quisieron vengar,

por lo ocurrido con el león,

y por ello quisieron violar,

a las hijas del Campeador.

Sin que nadie se enterara,

trazaron los infantes de Carrión,

un plan muy malvado,

para hombres sin compasión.

Los infantes dijeron al Cid

que llevaran a sus hijas a Carrión.

Y en un bosque del camino,

ocurrió la violación.

Los infantes golpearon,

a las hijas del Campeador

y las dejaron medio muertas,

vaya hombres sin compasión.

Por suerte un soldado

del mío Cid Campeador,

que por el bosque pasaba,

del suelo las recogió.

Y se fue rápidamente

a entregárselas al Campeador.


 

“Marineros de Isla” del poeta Ángel Palacio García.

Ángel Palacio García

 “Miembro del centro de estudios montañeses y del “Grupo M.A.S.” (movimiento artístico santanderino). Poeta con varios premios en su haber.

Nació en 1890 en Argoños, barrio de La Cajiga, lugar del que se sentía muy orgulloso. En el instituto de Santa Clara, durante los años de bachiller comenzó el cultivo del verso y le fueron publicados algunos poemas en un periódico local.
Obtuvo en la Universidad Central de Madrid la licenciatura de Filosofía y Letras y fue nombrado profesor del Instituto Manzanedo en Santoña.

Contrajo matrimonio con Mª Dolores Gallo, natural de Escalante y poco tiempo después marcharon para Alicante donde trabajó para la fábrica de fertilizantes de Santoña. La gran añoranza que sentían por su tierra les hace regresar y se hace cargo de la empresa familiar agropecuaria “La Pasiega” de Parbayón. Traslada su residencia a Santander, donde nacen sus tres hijos y publica numerosos poemas en la revista “Escudo”. Algún tiempo después se pone al frente de otra empresa familiar situada entre Soano y Noja.

Poeta desde la adolescencia, no da a conocer su obra impresa hasta los 76 años en su libro “Avante” de temática mística y marinera. En 1974 sale a la luz su segundo libro “Surcos”. Da recitales benéficos en Santander, Torrelavega, Reinosa y Sevilla.

En los últimos años su inquietud artística le llevó al arte pictórico y a realizar trabajos de cerámica de una gran expresividad, siendo galardonado en Madrid con el Primer Premio de cerámica.
Falleció en Santander en 1978 siendo trasladado al panteón familiar de Escalante.

(Extracto de la autobiografía escrita a petición del Grupo M.A.S.)”

MARINEROS DE ISLA

La barca lleva cuatro hombres;

todos tienen buen bogar,

y en ella el padre y los hijos

ganan su quiñón de pan.

 

Tienen una vaca pinta

y un haza con un maizal

y un prado de veinte carros

muy tendido, junto al mar,

donde se cría la hierba

que sabe a yodo y a sal.

 

En él templan las cigarras

sus élitros de metal;

en él vuelan los “martines”

en las horas del “plemar”.

 

Y una casa azul y blanca,

con la solana al corral,

abierta a todos los vientos,

del saliente al vendaval.

 

El padre y la madre, fuertes,

casi mozos en la edad,

han visto crecer tres hijos

hermosos por un igual.

 

Mezcla de fibra de roble

y de esbeltez de pinar…,

como los tres pinos verdes

que se miran en el “caz”

alzándose en pimpinillas

para las nubes besar,

cubiertos de boinas jade

que desfleca el temporal.

 

 

Los que atrevidos se asoman

a la huerta rectoral

donde zurean palomas

y donde silba un zorzal.

 

Y en el huerto de juguete

manzanos y un “perojal”

que da por julio y agosto

perojos …de por San Juan.

 

Cuando ruta “Cubareña”
y corre mucho la mar,
la madre guarda, celosa,
para regalo y yantar
colmados cuencos de leche,
manzanas de “peropán”
y una tortuca dorada
en el remuelle del llar.

 

Cuando, al filo de las cuatro,

los mozos van a la mar,

tres marineras se asoman

para mirarlos pasar,

y llevan los marineros

en los labios un cantar

el “sueste” bajo el brazo

y los remos al hombral…;

 

y al dar empuje a los remos,

los tres cantan a compás:

“Porque te quiero y te adoro,

sirenita de la mar,

cuando salga la costera,

contigo me he de casar”.

Y parte alegre la barca

y ellas la miran zarpar

abriendo fecundos surcos

de las cosechas del mar.

Taller de poesía en el centro de día

Cómico

Tu mirada me fascina

tu belleza me alucina

mi vecina se llama Agustina.

Mis ojos son verde hoja

yo iría a buscarte a Noja.

Tu cara, bonita y hermosa.

No te lo diría:

se lo diría a una baldosa.

Yo te doy una caja bombones

mientras como unos melones.

Me da pereza,

mientras te beso la cabeza.

 

Por Fran López Ortiz

 

Mendigo

Tu mirada penetrante

y tu pelo brillante

me tranquiliza más que un calmante

Todas la noches sueño contigo

lo perdí todo por ti

y ahora soy un mendigo.

 

Por Aarón González Santisteban.

 

Canela

Tus ojos de un soñar

y tus labios de canela

¿Cómo decirte te quiero?

Al intentar sin que me muera

seguir andando por tus huellas

bucear en tu belleza

volar en tu esplendor

te daría mis riquezas,

soñaré contigo despierto

y resurgiré de un lamento,

para que sepas que te quiero

que soy un chico atento…

 

Por Miguel Rueda Neira

A %d blogueros les gusta esto: