LA MARISMA DE SANTOÑA

Apolo tenía como enemigo a Metis pero no podía derrotarle. Entonces llamó a Zeus para que le ayudara a derrotarle. Zeus le dijo que  tendría que superar una prueba que consistía en traerle la flor más bonita del mundo. Si no superaba la prueba no le ayudaría. Y Apolo la superó, pero no había sido fácil.

Entonces, Zeus fue con Apolo  para ayudarle. Llegaron a la guarida del enemigo de Apolo y lucharon contra él pero no fue nada fácil. En realidad, le había tendido una trampa Apolo a Zeus. Como no había ningún enemigo de Apolo, sólo era Zeus, Apolo le dio un veneno para que se muriera en una hora. Apolo se fue y llegó la mujer de Zeus, Hera, le preguntó qué pasaba y él le contestó que se iba a morir en una hora y que tenía que ir a la marisma de Santoña. Hera le preguntó qué era la marisma de Santoña y él le dijo que era un lago que curaba todas las enfermedades y se fue para la marisma de Santoña.

 Para curarle llenó el agua en un cesto y se fue a dárselo. Pasó una hora y llegó Hera, le metió agua en la boca y se curó a tiempo. Hera y Zeus se fueron felices. Apolo tuvo su merecido.

FIN

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: