Continuación de Mio Cid

 

Los condes de Carrión,  avergonzados en situación

decidieron volver a su reino, su querido Carrión

por el camino Fernando, buscando solución:

“vengarnos debemos ahora , de este Cid Campeador

pues si a sus hijas maltratamos, a él lo avergonzamos”

Así lo hicieron sin más, esos dos bellacos

Elvira y Sol abandonadas, tras palos y patadas

el Cid con disimulo, mandó un hombre tras esos chulos

sus hijas ya rescatadas, a su padre contaron lo que pasaba

Campeador, de las peores, fué a Castilla a todo galope

pidió un juicio, al señor Alfonso “El bravo”

este captando la sugerencia, aceptó el jucio con insolencia,

Mio Cid pidió a los Condes, “pedid perdón y devolved las dotes”,

estos, aceptando su petición, pidieron perdón los de Carrión

“quiero una pelea, el que la gane razón tenga”

Mio Cid ganó esta,  así que los de Carrión cobardes eran.

Unos príncipes de Navarra, pidierón la mano de sus hijas

estas en realidad, aceptaron sin rechistar

aquí alcanzó explendor, Mio Cid, el Campeador.

Anuncios

Cantar de Gesta: Mio Cid

Los infantes de Carrión huyeron con temor

y a sus esposas se llevaron desprendiendo un gran hedor,

a mitad del camino del carruaje las bajaron

y los dos juntos, con fuerza las azotaron.

Su venganza al Cid se había cumplido,

y allí las dejaron con el cuerpo malherido.

Cuando el Cid se entero, su furia estalló,

y con rabia y sus caballos, a los infantes rebuscó.

Cuando por fin los encontro, los infantes pidieron perdón,

pero sin lástima alguna, una gran condena les cayó.

Cuando las damas se recuperaron, éstas se vengaron

y esos infantes tan cobardes, pasaros sus últimos días entre terribles enfermedades.

Sueño del Cid: cantar de gesta.

Al terminar el día el silencio recorrió 

pasillos, balcones y hermosas habitaciones.

Aun con ese silencio el Cid no se durmió 

pues meditando estaba lo que por la mañana ocurrió. 

Cauteloso y con cuidado al balcón se asomó, 

fijose en el firmamento que sobre él se apoyó 

y vio a la Luna con traje espiando con sudor. 

Los parpados del caballero le empezaron a pesar

y en su cama de terciopelo se empezó a recostar

esperando a que el gallo le obligar a despertar.

Cantar de gesta libre

*Versión libre del poema de Mio Cid, tras el episodio del león.

 

El Mio Cid Campeador era un héroe nacional

por excelencia Rodrigo le llamaban en Vivar.

Fue en busca de los infantes de Carrión

para castigar por abandonar a sus hijas en la nada sin temor.

Cuando los alcanzó

el Cid Campeador castigó

a los infantes de Carrión.

Luego volvió para casar a sus hijas con los príncipes de Navarra y Aragón.

Con ello al Mio Cid Campeador consiguió más honor

y logro castigar a los infantes de Carrión.

Sin duda tenía mucho valor

Por enfrentarse a sus peligros con el más grande vigor.

Cantar de gesta: Y regalaron el león.

*Versión libre del Cantar de Mio Cid, tras el episodio del león.

Veríais allí que burlas corrían  por la reunión;

mandó que esto no se hiciese Mio Cid Campeador.

Agradecieron al Cid Campeador,

y quedaron los infantes de Carrión,

que regalaran al león.

Y así la historia se acabó.

Ya que ningun otro protestó,

Todos se marcharon menos uno,

que allí se quedó.

Cantar de gesta: tras el león.

*Continuación libre del Poema de mio Cid, tras el episodio del león.

De vuelta a su pueblo, El Cid les dijo,

que hay que tener más valor y menos temor.

El Campeador pesaroso de allí se marchó.

Las esposas tristes lamentaron su amor,

sus maridos cobardes, se vengan en su unión.

Las humillan y abandonan sin ningún pudor,

las maltratan y castigan sin corazón.

Su padre se enteró y pone fin a tanto dolor.

Los de Carrión son desterrados, el rey lo dicto.

El Cid, tranquilo, se prepara para otra expedición
 

El Cid, los infantes y la jaula del león.

*Continuación libre del episodio del león.

 

Mio Cid, el Campeador, buena bronca les hechó,
aunque no eran muy valientes los Infantes de Carrión.

Después de aquella reunión, Rodrigo les perdonó,
pero a pesar de ello un pequeño castigo se le ocurríó,
limpiar la jaula donde vive el león.

Al acabar, Mio Cid se lo agradeció,
pues había estado sin limpiar desde que llegó.

Y EL MIO CID ASÍ LO ARREGLÓ (CANTAR DE GESTA)

*Versión libre tras el episodio del león

 

Montaron en sus caballos y allí ya no se les vio

el Cid, muy descontento, a bucarles envió

las tropas con sus caballos todo el valle recorrió

pero tras una larga tarde el Cid les encontró

y muy enfadado el Cid les castigó

a la mañana siguiente el Cid les perdonó

y a  los infantes de Carrión muy agradecidos se les vió.

Mío Cid

*Versión libre tras el episodio del león.

Los yernos avergonzados para el castillo se metieron

Y los ciudadanos de Carrión detrás de ellos corrieron

Los yernos cada uno se metió en su habitación

Y los ciudadanos de repente vieron entrar al pueblo un camión

Los ciudadanos corriendo fueron hacia el camión

Pero cuando llegaron vieron que el que iba dentro era el campeador.

El campeador asustado les preguntó

¿Por qué vienen tan rápido ? les preguntó

Porque nos asustamos al ver entrar ese camión.

Así le respondieron los ciudadanos de Carrión.

Recreación del poema de mio Cid

Fue tanta la verguenza que Fernando González sintió,

que a su hermano la cabeza calentó.

Cuando volvieron con el Cid Campeador,

la vergüenza de los Condes de Carrión

caería sobre todos los que el león no avergonzó.

En la siguiente batalla que el Cid emprendió,

su yerno el frente no defendió,

miles de valientes el enemigo mató.

Lágrimas del Campeador. El día allí oscureció.

A %d blogueros les gusta esto: