Caperucita Verde

Caperucita Roja se había comprado una capucha verde,y ahora se llamaba Caperucita Verde.Iba por Madrid en busca de su novio, Caperucito Azul,cuando de repente se encuentra con su ex, Caperucito Amarillo:
-¿Cómo estás,Caperucita Roja?
-Ya no soy Caperucita Roja, ahora soy Caperucita Verde.
-¿Y eso?
-He cambiado desde que lo dejamos.
-Sí,ahora estás más guapa.
-Y eso¿a qué viene ahora? Cuando me tuviste no me hacias caso.
-Es que antes era un imbécil.
-Ahora estoy con otro. Adiós
-Adiós
Por fin llegó Caperucita Verde hasta su nuevo novio,Caperucito Azul.
-Hola,guapetón.
-Hola,mi amor.
-Tengo que hablar contigo sobre una cosa que pasó por el camino.Me encontré con mi ex que me tiró los tejos.
-¿Y qué más te ha dicho?
-Que quería volver conmigo.
-¿Y qué le dijiste?
-Que no quería volver con él.
-¿Y quién es?
-Caperucito Amarillo.
-Pues más vale que no te vuelva a molestar.
-Sé cuidarme sola,no hace falta que me defiendas.
-¿Ah, sí? Pues aquí te quedas,vete con Caperucito Amarillo,tu Caperucito Azul se va.Adiós.
Sigue caminando y a mitad de camino se le aparece el lobo con una camisa de lunares, una guitarra y una botella de vino barata de Don Simón y le dice cantando:
-¿Dónde vas,Caperucita sexi?
-¡Dios, qué feo eres, Lobo!
-¿Y qué? En la cama soy un lobo y nunca mejor dicho.
-¡Vaya declaración de amor!Me has caído simpático,te invito a un café.
-Vale,vamos-
Y fueron a la cafetería de la mano.Pasaron 5 años,tuvieron 7 hijos,los siete lobitos,a los cuales criaron como a los demás lobos.

Escrito por Mario Mustafa,Jorge Chitcanianu,Enrique Vargas y Lidia Pastor.

Anuncios

Cuento tradicional modernizado: Helena en Pamplona

Helena estaba de compras con sus amigas cuando la llamó su primo, Alejandro,

diciéndola que por favor le viniera a buscar a casa de su amigo porque su casa estaba

a las afueras de Pamplona.

Cuando estaba llegando, Alejandro estaba metiendo a los toros en el redil y se

puso a mirar a Helena, lo bien que iba con su vestido rojo. Y como a los toros les atrae los

colores llamativos, un toro  se puso a perseguirla. Cuando llevaban meda hora corriendo por la

ciudad, se encontraron a un campesino que consiguió despistar al toro y entre él y la

Guardia Civil lo mataron.

Tanto Helena como Alejandro y el amigo dieron las gracias al campesino por haber

salvado a Helena.

(Este cuento está basado en caperucita roja)

Érase una vez…

Caperucita roja y el toro feroz

Romance de Caperucita y el lobo

Caperucita va al bosque

muy contenta va cantando

se encuentra al lobo feroz

y mucho miedo le ha dado

se echa a correr sin parar

hasta que llega hasta un cabo

se para al  lado de un río

y ella se queda allí un rato

se levanto y se marchó

y vio al lobo asustado

Caperucita le ayuda

y el lobo queda encantado

ellos hicieron las paces

y este cuento se ha acabado.

A %d blogueros les gusta esto: