La bruja arrepentida

 

Se cuenta que en aquella aldea vivía una anciana bruja conocida por sus terribles hechizos.
Un día ella cayó muy enferma. Los médicos no la querían ayudar porque les había hechizado varias veces. Una noche se durmió y soñó con su padre recientemente muerto, que le decía que tenía que ser buena para que le ayudasen. Cuando se despertó se sentía mejor, así que fue a dar una vuelta.
En el camino se encontró a un niño. Le preguntó que dónde estaban sus padres.  Él dijo que se había perdido; la bruja ayudó al niño llevándolo a la aldea. Llegaron y él le señaló en qué casa vivía. Entraron en ella y resultó que el padre de él era médico.

Le dio las gracias y le preguntó que si podía hacer algo por ella. La bruja le contó que estaba mala. El médico le miró a ver lo que tenía y él le dijo que tenía gripe.
Desde ese día la bruja fue buena con toda la gente.

Anuncios

Invasión de gaviotas en el IES Marismas

De repente, la bandada de gaviotas se acercó peligrosamente a los cristales de nuestra clase y por una ventana abierta entraron cientos y cientos de ellas. No pudimos salir de la clase ya que la puerta estaba trancada. Un chico con su teléfono móvil dio un aviso a la guardia civil, a la ambulancia y a los bomberos. Vinieron hasta 10 coches de la guardia civil, 3 camiones de bombreros y como 12 ambulancias. Los guardias dispararon sin control a las gaviotas, los bomberos desplegaron las escaleras a una de las ventanas de la clase, al llegar arriba los bomberos vieron todas la gaviotas dentro del aula. Allí estaba el profesor tirado en el suelo y los niños se quejaban de dolores y picotazos.

Al final todo quedó en un pequeño susto, los guardias, bomberos y las ambulancias se marcharon a sus departamentos. Desde entonces ese aula ha quedado como el aula encantada.

Problemas de gaviotas

De repente la bandada de gaviotas se acercó peligrosamente a nuestra ventana, tuvimos que cerrarla rápidamente. Cuando pitó el timbre las gaviotas salieron volando, pero al rato volvieron, de repente se me cae el bocadillo, lo quise coger pero la gaviota se me lanzó, me la conseguí quitar de encima pero antes de que me la quitase me picó. Llamaron rápidamente a la ambulancia y me llevaron al hospital, en el hospital me dieron tres puntos pero no fue para tanto.

Las gaviotas

Una plácida mañana de otoño un niño tranquilo se estaba comiendo el bocadillo cuando un compañero se tropezó con él y le tiró parte del bocata. De repente una bandada de gaviotas se abalanzó hacia él, los trozos de tortilla de patata. Un profesor que vigilaba me dijo que lo recogiese. Entonces una bandada de gaviotas rodeó la tortilla y se la comió, no dejo ni las migas. Yo me alegré porque no tenía que recoger el bocadillo pero quedó un trozo y una gaviota muy grande cogió el trozo, me vio e hizo un ruido terrorífico.

Unas Gaviotas peligrosas

Un día de clase, de repente, la bandada de gaviotas se acercó peligrosamente a los cristales de nuestra clase, y nosotros muy asustados intentemos abrir la puerta como locos, pero nadie nos escuchaba. De repente la  ventana se abrió y entraron todos  y nos asustamos más. La gaviota se puso encima de la mesa y la tiró. Cada vez se acercaba más a nosotros.  No gritamos porque  si no nos atacaba y nos mordía a todos.  Nosotros estábamos en la ventana para abrirla. Al final se fueron y pudimos abrir la puerta.


LAS GAVIOTAS

De repente, la bandada de gaviotas se acercó peligrosamente a los cristales de  nuestra clase. Tenían hambre y querían nuestra comida pero nosotros ya nos la habíamos comido en el recreo. Teníamos mucho miedo y empezamos a chillar como locos, aunque bueno, también hubo alguna que otra risa porque algunas gaviotas hicieron caca en alguna mochila. La puerta estaba trancada, no podíamos abrirla pero el profesor no tenía móvil para llamar a otro profesor, entonces nos dijo que el que tuviera móvil lo sacara, que no se lo iba a quitar, pero un niño lo sacó y el profesor no se acordaba del número de ningún profesor, entonces de repente vino la limpiadora a limpiar y nos encontró y se dio un susto.

Días después arreglaron la puerta y de momento nunca se ha fastidiado.

Lobezno & Las gaviotas

De repente, la bandada de gaviotas se acercó peligrosamente a los cristales de nuestra clase… Picotearon los cristales y una de las gaviotas picó muy fuerte, entonces se creó una grieta y se rompió un cristal. Todas entraron en grupo y fueron a por Pablo… Pero Pablo uso sus poderes de lobezno, sacó sus garras y las apuñaló. Aunque Pablo no predijo que se acercaba una gaviota. Entonces la gaviota picó a Pablo en el ojo. Pablo perdió el conocimiento,  por desgracia para las gaviotas Pablo se desperto y gritó: Soy lobeznooooooooooo.  De repente sus garras aumentaron y Pablo mató a todas las gaviotas.

ATAQUE AÉREO

De repente, la bandada de gaviotas se acercó peligosamente a los cristales de nuestra clase. Parecían como si nosotros fuéramos comida para ellas pero la verdadera razón era que había un trozo de pan en la ventana. La primera gaviota que llegó se lo llevó volando y todas las demás la seguían muy de cerca, una se la quitaba a otra y otra a otra hasta que el trozo de pan se cayó al vacío. Nadie se dio cuenta hasta que una gaviota macho la vio. Estaba en un sitio donde ninguna le podía alcanzar.

Al final vino un astuto ratón y se la llevó.

Las gaviotas con escopetas

“De repente, la bandada de gaviotas se acercó peligrosamente a los cristales de nuestra clase” con escopetas y nos empezaron a disparar, yo me agaché para que no me matasen, mi profesor  cayó como una piedra después de sacarla del agua, yo me fui al baño a esconderme.

Durante un minuto no oí nada y de repente, escopetas. Creo que nadie sobrevivió, salí del baño y gente salió de sus escondrijos con escopetas, me dieron una. Yo disparé a uno de los nuestros en todo el cabezón, me sonaba de algo pero me daba igual quien fuera, yo mientras sobreviviera…  Salieron amigos míos, como Borja, Sergio y Rubén. Algunos murieron pero me daba igual, murió Rubén. Borja, Sergio, algunas chicas también y por su puesto yo sobrevivimos.

Pensé que mi profesor de Taller de Comunicación había muerto pero sobrevivió porque amenaza con suspenderme si no le salvo.

A %d blogueros les gusta esto: