Carta para Alfonsa


Mac ha sido gravemente herido por las balas alemanas. Sabe que se está muriendo y le dicta una carta a Joe para su mujer Alfonsa.

 

Mac: Querida esposa, me estoy muriendo y en mis últimos minutos pienso en ti. Quiero decirte que he sido muy

feliz a tu lado y que recuerdes lo mucho que te he querido.También quiero que rehagas tu vida y que seas

muy feliz.

Joe. Mac, dime la dirección.

 

Mac no contesta, ha muerto.

Joe regresa a su casa de permiso, y se encuentra con sus padres.

 

Padres:(Emocionados) Hola hijo, te hemos echado mucho de menos.Gracias a Dios, estás sano y salvo.

Joe: He tenido suerte, cosa que no ha tenido Mac.

Padre: ¿Qué le ha sucedido a Mac?

Joe: (Triste) Ha muerto por las balas alemanas.

Padre: Qué pena.Lo siento.Era un buen chico.Su mujer estará destrozada.

Joe: Seguramente. Mac me dictó una carta para ella, pero no le dio tiempo a decirme su dirección y no se la he

podido mandar.

Madre: Yo sé donde vive.

Joe: Qué bien, entonces se la daré en mano. Aunque será duro.

Padres: Comprendemos que es duro…vete y recuerda que su marido ha muerto, díselo con delicadeza.

Joe: Vale, mamá, papá, se lo diré.

Padres: Bueno, mucha suerte.

Joe: Vale, adiós.

 

Cuando Joe llega a casa del difunto Mac, llama a la puerta y sale a recibirle la mujer (Alfonsa)…

 

Joe:Eee…Hola, eres Alfonsa (con voz triste).

Alfonsa: Sí, soy yo (con voz miedosa).

Joe: Lo siento pero Mac…murió..

(Alfonsa llora desconsoladamente y le pregunta ¿qué pasó y por qué murió?

Alfonsa: (Llorando)¿Por qué? ¿Por qué a él?

Joe: Lo sé, yo también le echaré de menos.

Alfonsa: (Con el corazón en el pecho) Gracias por darme la noticia y ser tan comprensivo conmigo.

Joe: No es nada…

Alfonsa :¿Quieres tomar un café?

Joe: Será un placer.

(Joe tomó un café con Alfonsa y se hicieron amigos)

Joe: Bueno, adiós, me voy, cuídate…

Alfonsa: De acuerdo, adiós.

(Cuando Joe se fue Alfonsa siguió llorando)

 

La guerra ha terminado, y Joe vuelve a casa definitivamente.

 

Joe: Papá, mamá ¿qué os parece si voy a visitar a Alfonsa?

Mamá:Eso estaría muy bien. Seguro que se alegrará al verte.

Joe: Vale, mañana pasaré a visitarla.

(Al día siguiente Joe va a casa de Alfonsa. Llama a la puerta)

Alfonsa: (Abre la puerta) Joe, qué alegría me da verte.

Joe: A mí también Alfonsa. (Se abrazan)

Joe: Te veo mejor que la última vez.

Alfonsa: Tienes razón, estoy más animada, aunque sigo echando de menos a Mac. Pero el trabajo y las amigas

me ayudan a superarlo.

Joe: Cuánto me alegro por ti y por Mac ya que eso era lo que él quería.

Alfonsa: ¿Quieres un café?

Joe: Sí, gracias.

(Toman el café y al cabo de una hora)

Joe: Tengo que irme, Alfonsa, pero prometo volver a visitarte.

Alfonsa: Muchas gracias. Joe, eres un buen amigo.(Se dan un abrazo)

Joe: Adiós.

Alfonsa: Hasta pronto.

 

Esta escena de teatro ha sido escrita por : Pablo Pla, Abel Sampedro y Alfonso Díaz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

CARTAS DE AMOR A MARY


Joe: Mac, no te preocupes encontraré a Mary cueste lo que cueste.
Joe continuó un año más en la guerra, hasta que tuvo que regresar a España donde tenía una misión que cumplir. Él sólo sabía el pueblo de Mary y sin pensárselo dos veces preguntó por ella en el ayuntamiento, donde consiguió su dirección.
Joe va a casa de Mary donde la encuentra casi en depresión.
Mary: ¿Qué haces aquí? ¿Quién eres?
Joe: Soy Joe, un compañero y amigo de Mac en la guerra, ¿eres Mary?
Mary: (se pone a llorar) Sí, soy yo, ¿qué quieres?, ¿dónde está Mac?
Joe: Sintiéndolo mucho, Mac murió hace un año en la guerra, pero antes me pidió que te entregase esta carta.
Mary: (coge la carta con incredulidad y la lee) Vale… Joe…gracias.
Joe: (le da un abrazo) Siento la noticia pero sus últimos pensamientos fueron para ti. Estará en el lugar que se merece.
Los dos se intercambian los teléfonos por si necesitan ayuda.
Al cabo de dos semanas, Mary le llama y deciden quedar. Joe la va a recoger a casa y van a un parque.
Joe: ¿Cómo has pasado estas dos semanas?
Mary: Asimilándolo… pero soy joven y tengo que empezar una vida in él.
Joe: Ya, te entiendo, yo estoy intentando hacer lo mismo.
A los dos se les pasan los mismos pensamientos por la cabeza pero ninguno los dice.
Mary: Bueno, cuéntame cosas sobre ti, sobre tu familia, amigos…¿tienes novia?
Joe (le habla sobre su vida y le contesta): Em, pues no, no tengo novia pero no me vendría mal una… Ahora cuéntame cosas sobre ti Mary.
Mary le empieza a hablar sobre ella y cuando acaban se miran a los ojos y se besan.
Mary: ¿Qué hemos hecho? ¿Qué pasa ahora con Mac?
Joe: No lo sé, pero como tú dijistes hay que empezar de cero. Lo siento por Mac pero no podemos luchar contra nuestros deseos.
Mary: La verdad es que tienes razón Joe… Intentémoslo y que pase lo que tenga que pasar.
Después de cuatro meses de relación entre Mac y Joe, mientras desayunaban llamaron a la puerta.
Joe: (Sin aún abrir la puerta) ¿Quién es?
Mike (hermano de Mac): Soy Mike, hermano de Mac, quiero que me cuentes cómo vivió Mac sus últimos días con vida.
Joe: (susurrando) ¿Es cierto eso, Mary? ¿El hermano de Mac se llama Mike?
Mary: (susurrando) Sí, yo tenía muy buena relación con él hasta que le dije que estábamos juntos porque dejó de hablarme…
Mike: (gritando y golpeando la puerta) ¡Abridme la puerta de una vez o la tiro abajo!
Mary: (muy asustada) ¡No, Joe, no abras, por favor!
Joe: Mary, en esta vida nos tenemos que enfrentar a todo.
Joe abre la puerta a Mike.
Mike: Hola, Mary, hace mucho tiempo que no te veía…
Joe: Eh, ni la mires, ¿a qué caracoles has venido?
Mike: Joe, tranquilo, solo quiero que me cuentes las últimas aventuras de Mac.
Mary: ¡No tienes por qué dar ninguna explicación, Joe!
Joe: ¡Lo sé, Mary, no lo pienso hacer!
Mike: ¡Me estoy enfadando! Contadme todo sobre Mac. Es lo mínimo que podéis hacer después de traicionarle. ¡FALSOS!
Mary: ¡Yo a Mac nunca lo traicioné! Tengo que seguir con mi vida aunque sea sin él, no puedo amargarme para siempre…
Joe: Y por supuesto yo también, el amor es así…
Mike: Ya me he hartado de ser el bueno, os he dado una oportunidad y no la habéis aprovechado, así que comenzaré con lo que venía a hacer.
Mary: ¿De qué hablas, Mike? ¡No pierdas la cabeza!
Mike dispara a los dos y los mata sin ningún remordimiento.
Mike: Es la venganza que os merecéis por traicionar a Mac, ¡FALSOS!
Mike se va de la escena del crimen y consigue que nunca se sepa que él fue el autor.

Escena teatral: Algo inesperado.

(Estaba un día con mis amigos y sucedio algo inesperado Jessica llama por telefono a Rivas)

Yessica– Rivas, ¿sales?

Rivas-sí,  ahora voy.

Yessica– quedamos en la pista

Rivas– vale, en 10 minutos estoy

 
(Jana coge el móvíl de Yessica antes de que Rivas cuelge)
 
Jana-¡hola Rivas¡
Rivas-¿quién eres?
Jana-soy yo Jana 
 
(Rivas cuelga el telefono sin decir nada )
 
Rivas– hola ¿jugamos al escondite?
Jessica y Jana-hola, por nosotras vale.
Rivas-vale ¿quién cuenta?
Jessica– tú, que que para eso eres tu el chico
 
(Ellas se esconden)
 
Rivas- 1, 2, 3, 4, 5…
              ¡ya voy!
Jessica-¡achus! (estornuda)
Rivas– te encontré
 
(Después de media hora)
 
Rivas– Jana no aparece,¿tú sabes donde está?
Jessica-sí vamos; aqui no está.
Rivas-la hán debido secuestrar.
 
(Aparece en la escena un coche con Jana)
 
Rivas-¡ Jessi! ¡Jessi! mira el coche
Jessica– ¡ está  jana  llamemos a la policia
 
(comisaria)
 
Jessica-¿policía?  han secuestrado a mi amiga
policia-¿lugar de suceso?
Jessica– Gama, el ferial
policia- ahora mando 2 patrullas.
 
(Los policias llegaron al lugar de los hechos y encontraron a Jana )
 
Jessica– ¡ Jana estás bien!
Rivas-¡ Janaaaaaaa!
Jana-¡ amigos! gracias por llamar a la policia.
Rivas y jessica– de nada.
 

Obra teatral: Muerte por fronteras.

Personajes:

 

  • Kin Yan Yo: ( Necesitaba pasar de China a Marruecos para reunirse con su prometida)
  • Peperoni Guisepe: (Emperador marroquí)
  • Policía marroquí : (se encargaban de controlar las fronteras)

 

Obra:

 

( Kin se encontraba en China, en casa de su difunto abuelo, planeando un plan)

 

Kin: (Pensando en voz alta) Tengo que conseguir adentrarme en Marruecos, si no me reuno con mi prometida, me dejará y se casará con otro, y eso no lo podria consentir. ( Llama por teléfono al emperador de Marruecos)

Peperoni: (Enfadado por el susto que le dio el teléfono) ¿¡Quién narices es!? Como no sea para algo importante, yo mismo te rebanaré el cuello, sea quien seas.

Kin: Hola, buenas tardes a ti también, quería pedirle un favor, ¿me dejaría acceder a su país sin visado? Es que he de reunirme con mi prometida. Si no, me dejará, y no podré vivir con eso encima.

Peperoni: Ya se quién es tu prometida, la pedí que viniese conmigo a la cama pero no aceptó, es una mujer fiel, aunque un poco impaciente por lo que veo que me has dicho, no te dejaré pasar a mi país, quiero que se olvide de ti y ligármela yo, fastídiate, es mía. (Riéndose a carcajadas)

Kin: (Enfadadísimo) Ni muerto, pasaré a su asqueroso país aunque me deje la vida,  ¿lo entiende? ( Colgó el teléfono y se dirigió a hacer la maleta)

Kin: (Ya en la frontera de Marruecos, comenzó a chillar a la policía marroquí) Voy a pasar esta asquerosa frontera me cueste lo que me cueste, ¿lo pilláis, palurdos?

Policia marroquí: (riéndose de él) Este es un poco bobo, si se acerca un poco matadle, díganselo por megáfono, ya verán como se asusta y se va. (Le dicen que si se hacerca mucho le matarán)

Kin: (Chillando y llorando) Merece la pena morir por amor, porque yo la quiero, asi que háganlo, ¡mátenme!

( Sonó el ruido de seis disparos y Kin falleció a los segundos de los disparos. El entierro de Kin fue precioso, la prometida de Kin se enteró de lo que había pasado, y se suicidó, para así estar con Kin durante el resto de la eternidad)

Obra teatral: El salón.


(La escena se desarrolla en el lejano Oeste, donde dos amigos discuten con un camarero por no servirles whisky.)

Billy: – ¡Camarero, más whisky!

Camarero: – ¡No, no y no! ¡Estáis borrachos los dos!

James: – ¡Como tú quieras! ¡Mi compañero y yo nos vamos al salón de la esquina!

 

(Billy y James, ya en el salón de la esquina, se bebieron entre los dos, una botella de tequila.)

 

Billy: – (A James) – ¡Qué bien se está, cuando uno puede beber hasta hartarse, sin tener que preocuparse de las demás cosas!

James: (A Billy) -¡Qué razón tienes, compañero!

 

(Billy y James siguen hablando de sus cosas, hasta que el camarero les avisa que vayan terminando que tiene que cerrar. Billy, sin mediar palabra, sacó su revólver y disparó.)

 

James: – ¿Pero qué haces?

Billy:- ¡No pasa nada! ¡Vámonos de aquí!

 

(A partir de ese momento no se supo más de Billy ni de James)

 

Escena teatral: La caída.

(Estaban Juan y Pepe jugando en el parque).

 

Juan- Qué divertido es jugar con los columpios.

Pepe- A que sí.

 

(Pepe se cae del columpio).

 

Pepe- Ay, como duele.

Juan-  Ja , ja, ja .

Pepe- No tiene gracia.

Juan- Vamos a mi casa a tomar un batido.

Pepe- Sí,  que estoy sediento.

 

(Los dos van a casa de Juan a tomar el batido)

 

Escena teatral: La isla del tesoro

DESCRIPCIONES:

 Capitán: Tenía una barba marón, con un bigote, iba con una camisa negra y una chaqueta se cuero con unos                pantalones a rayas.

Pepe: Es joven, con un cabello rubio, un pañuelo rojo al cuello, una camisa a rayas y unos pantalones negros           con botas.

Náufrago: Pelo negro como la pez, desnudo con la piel muy chupada y con un taparrabos.

Javi: Le falta un brazo, en cambio lleva un catalejo, es calvo, con una ropa rasgada.

 

HISTORIA:

La tripulación y un náufrago que se encontraron, que tenía información sobre la situación de un tesoro, les guía hasta una isla, allí el náufrago les mete en una trampa de redes y les deja colgado en el arbol. El náufrago les traicionó y fue en busca del tesoro para quedárselo para él. Entonces, el Capitán saca su puñal y se van a su barco a seguir el rumbo que estaban siguiendo. El náufrago no se dio cuenta de que se había equivocado de isla y se murió allí.

 

TEATRO:

( Unos piratas discutían en alta mar )

 

Capitán: Tenemos que tirar a los tiburones a los náufragos.

Pepe: ¡No! Él tiene información sobre el tesoro que nosotros no sabemos.

Náufrago: El chiquilllo tiene razón, yo sé muchas cosas sobre el tesoro.

Capitán: Vale, está bien pero como le vuelva a pillar robando le tiro a los tiburones.

Náufrago: Vale, capitán, no le defraudaré.

 

(Javi avista una isla, la isla del tesoro)

 

Javi: ¿La isla de tesoro?

 

(El barco atraca en la isla y el náufrago les guió hasta el tesoro)

 

Capitán: Al final sí pude confiar en usted.

 

(Entonces el náufrago les hizo picar en la trampa)

 

Náufrago: No debisteis confiar en un náufrago, je je je ahora me quedaré todo el tesoro para mí.

(El capitán cortó la cuerda con un cuchillo y se fueron para el barco. Entonces el náufrago no se enteró de que se confundió de isla y se quedó allí atrapado hasta que murió)

Obra teatral: Alesia

 ESCENA I

En la tienda de campaña

(Cayo Julio César se encuentra en su tienda junto a Posca, su esclavo)

Posca.Craso quiere verte, César.

César. Que pase.

(Craso entra con un pesado baúl en sus manos)

Craso. Ave César.Traigo los impuestos de la zona. Suficiente para pagar a la Primera Cohorte

César. Muy bien, mi joven amigo. Hablando de la Primera, que los centuriones repartan el salario rápido, necesito a la cohorte lista.

Craso. Por supuesto, Ave.

César. Ave.

Posca. Señor, ¿qué planea?

César. Necesito reforzar La zona del río, por allí es fácil escapar.

Tribuno. (Entrando) ¡Ave César! Los galos da Aquitania se dirigen hacia aquí con seis mil hombres.

César. (Con gesto abatido) ¡Maldición! … Tribuno, tu dirigirás a dos cohortes contra los galos en el sur. Posca, prepara mis cosas.

Posca. Si, amo.

 ESCENA II

CAMPAMENTO

(En el campo de batalla. Al fondo, Alesia y el río. Con el sonido de muchos soldados moviéndose)

Centurión. Ave, César. Las fortificaciones están preparadas y los salarios repartidos.

César. Craso, hostiga a los galos, oblígales a salir.

Craso. (Saliendo) . Sí, César.

Centurión. César, os hemos construido una torre para que veáis la batalla en perfectas condiciones.

César. Gracias. Centurión, enséñale a Posca donde se encuentran mis aposentos.

Centurión. A sus órdenes.

Vigía. ¡Los galos!

César. Centurión, coloque a sus hombres en posición.

(Se oye un ruido de caballos y demás hombres. César vigila desde la torreta. Craso y un reducido grupo de galos entran en escena y empiezan a combatir. César se dirige con sus hombres a la batalla)

ESCENA  III

TRAS LA BATALLA

César (Limpiando su espada) Ha sido una dura batalla.

Centurión. Los soldados están ansiosos por tomar ya Alesia.

César. Les entiendo.

Craso. Me gustaría contemplar el águila para sentirme orgulloso.

César. Ya la verás en Roma, victorioso.

Vigía. ¡Galos!

Craso. Son pocos, y llevan un prisionero.

(Cuatro galos entran en escena y dejan a una persona) 

Craso.(Sorprendido) ¡¿Vercingétorix?!

Vecingétorix. Sí, traicionado por mis hombres.

César. Traed el águila.

Portaestandarte. Aquí tiene.

César. (Dirigiéndose a Vercingétorix) Bésala.

ESCENA IV

ROMA

(En Roma. Al fondo, grandes edificios. La plebe está euforica con un sonido muy intenso. CÉSAR saluda a la plebe. La escena dura 1 minuto)

Escena teatral: LA CARRERA

(En el Campo de Santoña de Atletismo. 11 de Agosto de 2011).

 

Pingüino: Hola Berni, ¿cómo estás para ir a la carrera? ¡No me digas que no te lo han dicho esta mañana ¿eh? No valen excusas, ya que siempre te trabo mintiendo.

Berni: (Con cara extraña) Yo estaba en el baño con la jeringuilla dopándome para ganar…

Pingüino: (Cayéndosele la baba y cara mala) ¿Me estás mintiendo? No me lo creo, no soy bobo.

Berni: Es broma… Estaba haciendo mis necesidades y bebiendo agua para hidratarme un poco.

 

(Pasaron 4 horas y se encuentran en la carrera al lado del Canguro y el Topo perezoso)

 

Pingüino: Pero… ¿qué hacen aquí estos dos? (Con cara de perdedor) ¿No decían que iban a dormir?

Berni: Pues mira, nos han timado.

Canguro y Topo: (Partiéndose la caja de risa) ¡Jajaja! ¡Os hemos timado como a chinos!

 

(Después de la carrera tienen una conversación)

 

Berni: Canguro se ha roto un pie y Topo el pico.

Pingüino: (Mirándose a los ojos) ¡Que se fastidien!

Berni y Pingüino: ¡Eso les pasa por mentir!

Obra de Teatro: “Una aventura espacial”

(Todo comenzó en la estación de despegue de Cabo Cañaveral. Yo, Vivíana y mi amiga Alejandra íbamos a despegar en el vuelo Apolo 14. Empiezan a poner en marcha el transbordador espacial).

 

Vivíana: Alejandra, siéntate y pon en marcha el control automático.

Alejandra:Todo listo, capitana Vivíana.

 

(De repente sonó una voz )

 

La voz: El despegue será en 3,2,1…

Vivíana y Alejandra: ¡ Ya nos vamos!

 

(Vivíana y Alejandra llegaron a la Luna)

 

Vivíana: ¡Floto!

Alejandra: No te vayas muy lejos.

 

(Pero Vivíana no la hizo caso)

 

Vivíana: ¡Es igual ! yo creía que era diferente!

Alejandra: Ya sabes ese dicho: “no hagas caso a lo que te digan los demás si antes no has comprobado que sea verdad”

A %d blogueros les gusta esto: