TROYA

La película de Troya empieza con una guerra en la cuál uno de los reyes de Grecia cuenta con la ayuda de los soldados meseros, repellos y arcanos. Deciden que el mejor de un ejercito luchase cuerpo a cuerpo contra el mejor del otro ejercito, así fue como Aquiles luchase contra Bodrio. El vencedor fue Aquiles. 

Esparta y Troya deciden vivir en paz. La princesa de Esparta era Elena y los príncipes de Troya eran Héctor y Paris. Paris se acostó con Elena pues su belleza era tal que hasta las estrellas la envidiaban. Paris la regaló conchas del Gorgontis pero Elena no las acepta porque si Menéalo las viese les cortaría la cabeza a los dos pues Menéalo era el rey de Esparta y Elena era su esposa. Paris decide llevar a Elena hasta Troya para liberarla de Menéalo. En medio del mar, Paris decide enseñarle a su hermano Héctor que había escondido a la princesa de Esparta en el barco.  

Menéalo al ver que Elena no estaba, se dio cuenta de que había partido con los Troyanos. Fue a pedir ayuda a su hermano Agamenón para poder ir a Troya y recuperar a su esposa. Agamenón necesita la ayuda de Aquiles y sus Mirmidones para poder tomar la ciudad de Troya pues la mujer de su hermano no le importaba, solo le importaba destruir Troya.  

Mandaron un emisario a buscar a Ulises, uno de los reyes de Grecia porque sabían que Aquiles solo escucharía a Ulises. Al principio Aquiles no acepta pero cuando le dice que su nombre no será olvidado nunca, va a pedir consejo a su madre la cual es una diosa inmortal. Aquiles decide ir a Troya para que su nombre no se pierda en el olvido.  

Cuando Aquiles y sus Mirmidones tomaron la playa de Troya, tomaron prisionera a la prima de Héctor y Paris. La guardia de Apolo, que eran 50 caballeros, fueron a la playa mientras que los soldados que había en la playa se retiraban a la ciudad. Cuando los Mirmidones acabaron con la guardia de Apolo solo quedaban Aquiles y Héctor.  

Aquiles dejó a Héctor volver a la ciudad. Cuando Héctor volvió a la ciudad le dijo su hermano que luchara con Menéalo por Elena. A la mañana siguiente los soldados de Grecia estaban a las puertas de Troya para que Menéalo se enfrentase con Paris, pero aunque Menéalo hubiese ganado Agamenón hubiera atacado Troya.  

Los soldados griegos, al ver el cuerpo derribado de Menéalo, atacaron la ciudad pero sus ataques fueron inútiles porque los arqueros troyanos lanzaron ráfaga tras ráfaga hasta matar a mas de 1000 soldados. Agamenón decidió retirar a sus tropas para que no hubiese más bajas.  

Al día siguiente los troyanos atacaron el campamento griego porque sabían que la moral del enemigo era muy baja. Los dos bandos se retiran porque Héctor mato al primo de Aquiles, pensando que era él.  

Héctor decidió enseñarle a su mujer un pasadizo secreto por el que debía pasar si le pasaba algo en la batalla contra Aquiles pues sabía que sería muy posible que le pasase algo. Aquiles derrotó a Héctor y arrastró su cuerpo por todo el campamento griego. El padre de Héctor fue hasta el campamento griego a pedir a Aquiles el cuerpo de su hijo para que tuviera un entierro digno de un príncipe de Troya y Aquiles dejó que se llevase el cuerpo de su hijo y a su sobrina. 

 

Ulises, al ver que uno de sus soldados estaba tallando un caballo de madera, se le ocurrió la manera de entrar en la ciudad de Troya, así que fue a la tienda del rey Agamenón y le propuso hacer un caballo de madera lo suficientemente grande para que pudieran caber unos 50 hombres. Agamenón ordena a sus soldados que construyan un caballo de madera y manda meterse a los 50 soldados dentro del caballo.  

A la mañana siguiente los soldados troyanos se dirigieron a la playa de Troya a atacar el campamento griego, pero cuando llegaron, los griegos se habían marchado y lo único que quedó fue un caballo y un montón de hombres muertos con la enfermedad de la peste. Los troyanos metieron al caballo dentro de la ciudad y bailaban alrededor de él, agradeciendo a Apolo que los griegos se habían marchado de sus costas. Al anochecer, los soldados que estaban dentro del caballo salieron y tomaron posiciones detrás de la puerta para abrirla y que el ejército griego entrase en la ciudad para así reducirla a cenizas.  

Agamenón llegó hasta Briseida e intentó ahorcarla, pero ella sacó una navaja de la manga y se la clavo en el cuello. En ese mismo momento los soldados de Agamenón fueron a atacarla por haber matado a su rey. En ese momento llegó Aquiles y la rescató de los soldados griegos, Paris le disparó 6 flechas, cinco le dieron en el pecho y una le dio en el talón pues era su único punto débil. Paris lleva a Briseida hasta el pasadizo secreto sabiendo que dejaban allí a Aquiles.

A %d blogueros les gusta esto: