Narración a partir de una imágen: Axl

Quiero contaros mi historia, lo que descubrí hace muchos años. Bueno, a quién descubrí, llevé a la fama y después se fue, me olvidó. Ahora solo me tengo una historia que contar.

Todo pasó hace veinte años exactamente, yo estaba paseando con mi amiga Yaiza por las calles de New York, como cualquier viernes normal, cuando vimos a un chico extraordinariamente guapo: nos emocionamos, vimos que estaba recargado sobre una pared fumando como un chico cualquiera, solo que él llamaba la atención, nosotras no sabíamos si era su pelo largo rubio y liso, su cuerpo esquelético pero masculino, sus tatuajes cuyo significado no sabíamos, su atuendo de rockero y aviador o su posee de foto. Nos quedamos un buen rato embobadas, sin saber que hacer, hasta que mi amiga me cogió del brazo, cruzamos la calle y nos paramos frente a él. Hablamos un buen rato y descubrimos una cosa genial: le gustaba el rock, cosa que se veía por su atuendo y su carácter despreocupado y que le encantaba y se le daba genial cantarlo.

Yo no lo dudé y le propuse que si venía conmigo a mi casa, yo le presentaría a mi tío que era un productor de discos y estaba segura de que le daría una oportunidad.

El aceptó y yo, a cambio, solo le pedí una foto, el aceptó encantado, la saque y nos fuimos directos a mi casa.

Al llegar, llamé a mi tío que no tardó mucho en llegar, entrevisto a Axl, así se llamaba el chico misterioso, le oyó cantar y se lo llevó.

A continuación todo pasó muy deprisa, no como en las películas, se lo llevó, sacó un disco con un grupo de rock, hizo varias giras, ligó un montón, triunfo….pero a mi amiga y a mí, nos olvidó, no le volvimos a ver nunca más.

Ahora solo nos queda el recuerdo de haberlo descubierto y ayudado. Bueno, y también nos queda su foto.

Anuncios

Guns n´Roses en directo en Berlín: crónica de un concierto.

Me encontraba frente al escenario de Berlín, uno de los más importantes del mundo y, en teoría, acababa de descubrir el porqué. Tenía más de 50.000 personas a mi alrededor, bien repartidas en el escenario y todas ellas revolucionadas por aquel concierto que prometía ser el mejor de sus vidas. 

Los Guns n´roses, un grupo de hard rock de los 90´ , se volvía a juntar por última vez aquella noche, todos sus componentes originales: Slash, Axl Rose, Matt, Duff… venían dispuestos a darlo todo sobre el escenario. Además no solo ellos serían las estrellas esa noche porque sus teloneros, un grupo llamado Muse, también prometían un gran espectáculo. 

Minutos antes de empezar, la gente gritaba desesperadamente, se golpeaban, alzaban pancartas con todo tipo de cosas escritas. En fin, aquello era un caos pero hacía que te entraran más ganas de que empezara aquello. 

Un entusiasmo recorrió mi cuerpo y estoy segura que el de todas las personas presentes esa noche también porque se acababan de apagar las luces del escenario y cuando las luces volvieron, los componentes de Muse;  Matthew, Chris y Dominic, estaba preparados para tocar sus canciones. Eran realmente buenas,su música sonaba tan bien que creía que los Guns no podrían superar aquellos 45 minutos de su música, ya que todas sus canciones: Love forever, Starligth, Supermassive Black Hole… etc… me fascinaron. Además era increible que en poco tiempo que llevaban sobre el escenario podían parecer unos veteranos de esa difícil profesión. Al fin, se despidieron del público y ellos, como respuesta, aplaudían y gritaban. Aunque el plato fuerte estaba por llegar. 

Minutos de tensión pasamos todo el público hasta que un solo de guitarra del mismísimo Slash resono en todo el pabellón, estaba representando Goodfather Theme, un tema compuesto para la película “El Padrino” que había escuchado anteriormennte pero que en directo, con aquel hombre que imponía tanto cuando tocaba la guitarra, era distinto. no podía describir lo que se siente. 

Cuando su solo acabó, Axl Rose y los demás componentes de su grupo se encontraban ya en posiciones para representar sus canciones, todos se concentraban al máximo para que saliera perfecto, a medida que pasaba el tiempo parecía que nadie se cansaba; ni los cantantes, ni el público, así que la noche siguió, representaron: Welcome to the jungle, Sweet child of mine , You could be mine , This is love… todas ella con un grito de Axl al final de cada canción y momentos en los que solo cantaba el público al son de los aplausos de Axl. 

Nadie se quería marchar pero sabían que había llegado la hora, el grupo se despidió después de dos horas de concierto vividas al máximo y el público les recordaba lo fabulososos que son mientras les veían marcharse. 

Yo desde aquí opino lo mismo, nunca había estado en un concierto tan espectacular y espero que se vuelvan a juntar algún día, si eso sucede, estaré ahí para verlo. 

A %d blogueros les gusta esto: