CATALANA y ALTAVOZ

CATALANA
¡HoLa!
¡Hola señora!
¿Qué venden?
Pues, lana de todo tipo de colores Y olores.
Sí, puedo catarla para poder olerlo que como pone aquí también hay de olores.
Sí, también, cómo se nota que eres una buena catalana, catas mucho pan tomaca.
Sí, aquí es muy tipico lo de catar ese tipo de alimentos.
ALTAVOZ

Hola vecina
Hola, muy alta tienes la tele ¿no?
Sí, como tú alta voz que la oigo desde Japón, eso es lo que tiene estar sorda..pero bueno ya lo mejorarás.
Sí, lo reconozco, pero no es para tanto si,  es de alta como un altavoz de música peruana.
Uy,uy, eso era mi secreto nadie sabía que bailaba esas cosas.
Pues baja tu altavoz.

(Baja el altavoz de la música)

No, no, eso no, te decía que bajaras tu alta voz.
Ah, vale, vecina, para el próximo día bajaré las dos altas voces.

Anuncios

Microrrelato. El sol.

 

El sol.

 

 

Siempre que salía a la calle,

el sol lucía con fuerza.

No se enamoró de ella

sino de su sombra.

 

 

 

 

 

 

Peinando

Estaba en mi peluquería y entró un señor.

Me dijo: ¡Peíname!

Y tras dos duras horas ¡qué guapo quedó el señor calvo!

 

 

Cortafuegos

Dos campesinos se disponen a hacer un cortafuegos para la época de calor.
Páseme la herramienta de la cabaña que no me acuerdo cómo se llama.
-Toma, ¿pero seguro qué esto cortara el fuego? Será pequeño.
Y le llevó un hacha.

Portaminas

-Cuando vengas de la guerra, evita traer minas.

-Tranquilo, no soy un portaminas.

Microrrelatos: “Felipe el cauteloso” y “El soñador”

“Felipe el cauteloso”

Estaban un día Felipe y Juan en el zoo, y a lo lejos vieron un cariñoso e inofensivo koala. Juan corrió a verlo entusiasmado y Felipe, casi ahogado por el miedo, gritó:

-¡¡¡Cuidado, Juan, que no muerde!!!

 

“El soñador”

Cuando el fantasioso despertó de sus sueños, se dio cuenta de que ya estaba muy lejos de ellos, lo que lo entristeció y lo llevó a soñar de nuevo.

 

Venganza

Hoy hace un día estupendo para vengarme de un amigo.

Todo comienza desde la infancia, cuando él y yo echamos una partida a las chapas, le tocaba a él tirar, era su turno cuando le dio muy fuerte a la chapa que alcanzó a la mía y quedaron más o menos a la misma altura. Él dijo que la suya quedó más adelantada pero yo decía lo contrario, por lo tanto cogí su chapa y se la tiré a la cabeza y él me dio un tortazo que me dejó con menos dientes que a una pava.

Hoy vivo en su mismo pueblo, en Gama, y yo sé que tiene unos prados en el monte, así que como he oído en el tiempo que va a haber mucho viento, voy a aprovechar para darle un disgusto.

Hace una hora o así aproximadamente he ido a comprar mecheros y algún que otro petardo…

Ya lo he dejado todo montado y está en marcha; lo que he hecho ha sido poner hierba seca y dejar en llamas su parte de territorio. Lo que está mal es que está en el monte y se puede extender, pero no lo creo.

Acaba de subir la Guardia Civil, los Bomberos y un Equipo de rescate hacia el monte, creo que mi plan ha fracasado, yo solo quería fastidiar a mi amigo.

Espero que las cámaras que hay en el túnel antes de subir al monte no me hayan visto. Me he librado de una buena, la Guardia Civil me ha interrogado en mi casa pero yo le he dicho que no he sido y que no he visto nada. Las llamas todavía no se han apagado, creo que esto va a durar días.

MI amigo se ha llevado una gran desilusión al ver su territorio en llamas.

realismos

El día 22 de octubre por la noche  unos individuos, que no sabemos ni cuántos fueron, ni quiénes fueron, entraron en el estanco de Gama por la parte trasera. Para esto tuvieron que romper el cristal y la puerta trasera y únicamente robaron las cajas de tabaco y se dieron a la fuga.

Nadie lo vio ni tampoco oyó ningún ruido según los vecinos más cercanos. Hoy  todavía no se sabe nada  de los supuestos ladrones pero se sigue investigando.

La inaguración de El Corte Inglés

El día de la inaguración del Corte Inglés, mi familia y yo fuimos a verlo. Fue un día de lo más loco, mis primos y yo cogimos un carro. En cuanto llegamos, mis primos y yo empezamos a correr con el carro a toda leche. Yo me subí al carro mientras mi primo me llevaba. Cuando mi primo y yo, veíamos que nos acercábamos a la puerta, mi primo me soltó, y en vez de que las puertas se abrieran hacia los lados, yo las abrí con el culo, las puertas de cristal. Se cayeron.  Mis padres nos castigaron. A mi otro primo, que no hizo nada, no hizo nada. Luego cogimos otra vez el carro y nos tiramos por la cinta transportadora, y los guardias nos echaron. Fuimos a casa y  a mi primo y a mí nos castigaron un mes.

El pájaro

Mi madre chilló, yo bajé corriendo las escaleras, y pregunté qué pasaba. Era un pájaro que se había colado en la cocina y no lográbamos sacarle. Al cabo de algunas horas, el pájaro, cansado, se posó sobre la mesa y mi hermano y yo conseguimos sacarle por la ventana de la cocina. Descendió en el aire y le vimos irse con otros pájaros.

A %d blogueros les gusta esto: