En el dentista

Acto 1

(Un padre y su hijo deciden ir a la consulta del dentista por un dolor de muelas).

Padre: Hola, buenos días.

Dentista: (Estrechando al padre la mano) Buenos días, (Mirando al niño) ¿Qué te pasa, pequeño?

Niño: (Sin vocalizar) Tengo un dolor en la muela, y no sé por qué es.

Padre: Desde pequeño le han chiflado los Chupa Chups.

Dentista: (Pensativo) Ya veo, yo creo que te voy a tener que sacar la muela.

Niño: (Sin vocalizar) Pero si solo como un Chupa Chups, bueno dos, bueno tres, pero con chicle.

Padre: (Susurrándole al oído) Si te portas bien, luego te doy unos Chupa Chups.

Niño: (Sin vocalizar) ¿Cuántos?

Padre: Cuatro.

Niño: (Sin vocalizar) Seis.

Padre: Bueno, vale.

Niño: (Sin vocalizar) Bieeeeeeeeen…

Acto 2

(Tres cuartos de hora después el dentista llama al niño para que pase a la consulta)

Dentista: Bueno, túmbese en la camilla, por favor.

Niño: A sus órdenes mi capitán.

Dentista: (Cogiendo la pinzas) Te voy a sacar la muela, diga aaaaa…

Niño: eeeee…

Dentista: Eeeee… no, diga aaaaa…

Niño: Uuuuu…

Doctor: (Mirando al padre del niño) Esto es imposible.

Niño: (Interrumpiendo al dentista) Aaaaah…

Acto 3

(En la consulta una hora y media después)

Dentista: (Sujetando la muela con la mano) ¿Ya te ha dejado de sangrar la encía?

Niño: ¿Qué es la encía?

Dentista: La piel que te ha quedado al descubierto después de quitarte la muela.

Niño: ¿Qué es al descubierto?

Dentista: Que antes tenía algo encima y ahora no.

Niño: Pues no, ya no sangra.

Dentista: Pues entonces ya te puedes ir.

Niño: Bieeeeeeeeen…

Dentista: Toma una piruleta, porque te has portado muy bien.

Niño: ¿Qué es esto?

Dentista: Algo parecido a un Chupa Chups.

Niño: Entonces, es un Chupa Chups de los chinos, (Gritando) no lo quiero. Papá, dame lo que me debes y con intereses.

Padre: (Saliendo de la consulta) Toma, y uno de más.

Doctor: (Cogiendo el teléfono y llamando a recepción) Si alguna vez viene el niño que se acaba de ir, decidle que no hay plazas, (Poniéndose de rodillas) por favor.

Chica de recepción: Pues tiene que venir a la revisión anual la semana que viene.

Dentista: (Gritando y dejando caer el teléfono) Nooooo…

Acto 4

(Suena el teléfono y el dentista lo coge)

Dentista: ¿Quién es?

Chica de recepción: El niño de la semana pasada.

Dentista: (Con ganas de llorar) ¿Ya le toca venir?

Chica de recepción: Le hago pasar.

Dentista: (Sin fuerzas) ¡Qué remedio!

Chica de recepción: Vale.

(Entra en la consulta el niño y su padre)

Padre: Mi hijo no ha podido resistirse a tocar la encía, y se le ha infectado.

Dentista: (Diciéndoselo a sí mismo) Vaya con el niño.

Padre: ¿Decía algo?

Dentista: No, nada, bueno, yo creo que vamos a tener que ver cómo está para ver qué tipo de pasta le recomendamos.

Padre: (Extrañado) ¡Pasta! Mi hijo no se cepilla los dientes.

Dentista: (Sorprendido) ¡¡¡¿¿¿Cómo???!!!

Padre: Sí, es cierto.

Dentista: (Mirando al niño) Eso lo tienes que corregir.

Niño: No me gusta lavármelos, porque si me los lavo, se me van los restos de Chupa Chups que me quedan entre los dientes.

Dentista: Pues para eso es la pasta.

Niño: Pues por eso no me los lavo.

Dentista: (Enfadado) Repito que eso lo tienes que corregir.

Niño: Lo intentaré.

Dentista: Eso espero.

Padre: Entonces, cuál es la pasta que tenemos que comprar.

Dentista: Tenéis que comprar la pasta “Lacer Junior”, con sabor a fresa.

Padre: (Sacando un cuaderno de notas) ¿Me lo podrías repetir, por favor?

Dentista: No hace falta que lo apuntes, ya te preparo una receta.

Padre: Gracias.

(El dentista entrega al padre la receta, el cual sale de la consulta para que le pongan flúor al niño)

Niño: ¿Va a doler?

Dentista: Nooooo…

(El dentista le pone el flúor al niño y, cuando ha terminado, manda llamar a su padre)

Dentista: Para que nunca se haya lavado los dientes, los tiene muy sanos, pero por prevenir, que esté cuatro meses cepillándose los dientes después de desayunar, comer, merendar y cenar; y después de los cuatro meses que solo se cepille los dientes después de desayunar, comer y cenar.

Padre: Intentaré que lo cumpla a raja tabla.

Dentista: Eso espero.

Padre: Bueno, muchas gracias por su tiempo.

Dentista: No, a ti por venir.

Niño: Bueno, adiós y gracias.

Dentista: De nada.

(El padre y el niño salen de la consulta y se cierra el telón)

 

Hecho por: Aram, Ángel y Walter

Anuncios

Volvemos a la carga

Los de teatro amenazan de nuevo con subirse al escenario…

A %d blogueros les gusta esto: