LAS MARISMAS DE SANTOÑA

Una vez, en una remota villa del norte de Cantabria (España), sucedió un hecho tan importante que cambió la vida de los ciudadanos para siempre. Antes había marismas en la villa de Santoña pero luego se secaron porque uno de los dioses estornudó y elevó todo el agua hacia el cielo, dejando a los habitantes de Santoña sin agua durante más de dos años. Un día, un semidios llamado Hércules se dió cuenta de la sequía que había en la villa, decidió pedirle a su padre Zeus (dios de los rayos) que dijese al dios Tritón (dios de los mares) que enviase un poco de agua del mar Atlántico a las marismas de Santoña. Tritón le dijo que no podía enviar agua porque tenía que atender las sequias de otros pueblos con mayor número de habitantes que Santoña. Zeus, desesperado porque tenía que volver al Olimpo a darle la mala noticia a su hijo Hercules, sabía que, al darle la mala noticia a su hijo, éste se enfadaría y se iría del Olimpo.

Decidió no ir al Olimpo para no darle la mala noticia y que no se marchase.

Zeus pidió al gigante que se había llevado el agua de las marismas que volviese a estornudar para así devolver a los habitantes de Santoña lo que ya era de ellos.

Lo mando estornudar en dirección a las marismas para devolver el agua a su sitio, estornudó y consiguió que las aguas volviesen a su sitio para no volver a moverse de allí nunca más.

Anuncios

EL MITO DE LAS MARISMAS DE SANTOÑA: LA VERSIÓN OFICIAL

Os hablo desde el Olimpo de los dioses, los dioses de verdad, los que NO existen. Os hablo a vosotros, alumnos de 1º, a los creadores de mitos. Me alegro de que todavía en el siglo XXI Homero y Hesíodo sigan vivos.

– ¿No sabéis quienes son Homero y Hesíodo?

Pues son alumnos de 1º de la ESO del IES Partenón, en Atenas, pero de hace muchos y muchos siglos. Ellos también se inventaron sus mitos, y no eran mejores que los vuestros y¿sabéis por qué? porque nunca se habían bañado en la rampa de Maurilio en el Pasaje, porque no conocían nuestras marismas. Yo sí, yo soy un semidios (voy por el cinturón blanco-amarillo tercer dan del gimnasio del Olimpo) que siempre he vivido cerca de las Marismas y conozco la verdad sobre su origen. Y os la voy a contar algún día….todavía no. Sí, sí, Josemi y Ángela se han acercado, Izara y Fran tienen mucha imaginación, sí, sí, es verdad, pero no, todavía no habéis llegado a dar con el origen verdadero (bueno, verdadero, no, mejor decimos mitológico) de nuestras marismas.

Yo os prometo que os lo contaré, pero poco a poco, de momento, os dejo una pista: anda metido en el jaleo Neptuno, que es de Laredo y un par de ninfas de Cicero y de Colindres…. y hasta ahí puedo leer…….CONTINUARÁ

A %d blogueros les gusta esto: