Las Vistas Desde Mi Ventana

Desde mi ventana se ve el monte, que es lo que más lejos está, junto con algunas casas. Se ve mucho prado. Debajo está el pequeño patio que tienen mis pisos, junto con una barbacoa, que se suele utilizar en verano. También se ve en la parte izquierda una casa, que en la parte de abajo se encuentra el consultorio médico, y arriba hay una sala que se utiliza para diversas actividades del ayuntamiento. Más a la izquierda, están la carretera y la rivera.

Anuncios

VISTAS DESDE MI VENTANA

Desde mi ventana veo todos los diferentes tipos de casas que rodean la mía, los montes, la iglesia a lo lejos, y las Marismas de Santoña. También puedo ver un parque donde todas las tardes los niños van corriendo a jugar.
Poco a poco lo que observo desde mi ventana no es lo mismo de unos años atrás, ya que con tantas obras, va a llegar el día en el que no se puedan ver, ni los montes, ni los prados de mi alrededor.
Los fines de semana, siempre me levanto pronto para asomarme a la ventana, y me divierte saber que también hay personas que, como yo, les parece muy bonito contemplar las vistas que tenemos de nuestro pueblo.
Lo más impresionante es cuando ves la puesta del sol por las tardes, ya que es una forma bastante tranquila de terminar el día.

Descripción del paisaje desde una ventana de mi casa

Desde la ventana de mi habitación se ve el hermoso mar Cantábrico, también podemos observar las marismas y varios montes verdosos y nuestro monte Buciero. Podemos encontrarnos además con el penal y su extensa muralla. Además podemos ver el polígono y un trozo de instituto, en definitiva un hermoso paisaje.

El mar se hace infinito, la verde marisma es hermosa, los verdes paisaje, todo es precioso. Se puede observar el atardecer es lo mas increíble, pero hay algo mejor las estrellas que se pueden observar por la noche, es una de las cosas mas bellas que he visto en toda mi vida.

Miramos al monte y encontramos un verde paisaje donde vemos hermosos árboles. Si ahora miramos al mar se ve un hermoso norte azul, una hermosa playa y una enorme prisión y un pequeño monte se ven desde la ventana de mi habitación.

Vista desde de la ventana

Desde mi ventana veo unos columpios formados por toboganes, parques para niños, barandillas como las de los bomberos… a lo lejos veo unos pisos donde hay una peluquería, a la izquierda veo un parque llamado Parque de Manzanedo donde se encuentra el ayuntamiento de Santoña y ahí han hecho reformas. A la derecha  veo unos pisos. En los columpios me ha pasado varias cosas, como hacerme un esguince también en la mano y más cosas. Tuve  muchos recuerdos, sobre los momentos felices que me pasaron anteriormente.

Mi ventana

Si os digo la verdad mi ventana es un poco aburrida. Por la mañana mi ventana está muy tranquila, llena de gente, pero muy tranquila, aveces, hay algo de alboroto porque tengo un cruce bastante malo a mi izquierda en el que casi todos los meses se choca algun cochc y se monta un pollo muy grande. Los sentimientos que llego a tener por la mañana son de tranquilidad y serenidad. Al cabo de la tarde el bar que tengo debajo de mi casa abre sus puertas y pone su música, entonces si la ventana está abierta se escucha un poco. Las vistas desde mi ventana son bastantes buenas, al frente veo otro edifico de color blanco y rojo, a mi derecha se ve la calle Lino Casimiro Iborra, si miras hacia la izquierda ves gran parte de la bahía y el puntal de Laredo. Eso es todo lo que os puedo contar de mi ventana.

Desde mi ventana…

Desde mi ventana puedo ver una casa interminable, llena de ladrillos y de cemento con el tejado oscuro del color de la pizarra. Mi ventana cuadra con la del chalet de enfrente que está llena de escaleras sin cubrir  de madera y de andamios y vigas que hacen que la casa pierda toda su luminosidad. El tejado tiene forma de pico, parecido a la “M” de Mc´Donalds. El color de la casa es rojizo, pero si lo miras desde el cristal es mas oscuro. La he llamado interminable porque desde hace tres años que vivo aquí, siempre que me asomo veo la misma imagen y alguna vez me gustaría mirar por la ventana y ver a mis vecinos o unas simples cortinas, para que me alejaran de la simplicidad del edificio y verlo al completo.

Descripción desde la ventana

Desde la ventana de mi habitación se ve una gran higuera que en verano nos da muchos higos, también se ven cuatro grandes casas de piedra con un gran jardín. Se observa un gran campo que cuando cortan la hierva se llena de pájaros. A  lo lejos se ve un monte pequeño y con muchos árboles y por las mañanas  se oye el canto de los ruiseñores.

Me gusta esta vista porque todas las mañanas me despierta el canto de los ruiseñores y el olor a hierba recién cortada.

La ventana

Desde mi ventana no se ve mucho, solo parte del monte y el enorme edificio que hay al frente de mi casa.

Es un edificio de 4 plantas hecho de ladrillos, recientemente reparado debido al deterioro de la estructura. Antes de repararlo tenía las ventanas casi rotas, las paredes sucias y con grietas: daba miedo mirarlo. Al lado se puede ver parte del monte, solo se ve una pequeña parte pero aún así se veían los eucaliptos, los numerosos árboles, y la cima que está llena de rocas.

Si miro abajo puedo observar el aparcamiento lleno de los coches de los vecinos. Había 4 plazas, alguno de los coches se quedaba afuera del aparcamiento por no haber espacio, otras veces lo llenaban todo de coches, y otras no había ni un solo coche dentro, suelen ser los días de trabajo en los que todo el mundo está ocupado.

También puedo ver los tejados de los edificios con sus antenas que están atadas debido a los problemas con el viento. Las tejas que parecen casi se van a caer, muchas están manchadas o dañadas por lluvias o simplemente por el tiempo.

.o0o.DesDe La VenTanA.o0o.

Desde mi ventana se ven tres comunidades, cada una de ellas de unos cinco edificios, un montón de casas a lo lejos, el monte con caballos y animales, la carretera general, dos bares con terrazas, tres parques.

También se ve la bolera, el polideportivo, el ciber y el colegio, que tiene tres edificios. Después veo  un caballo negro en un prado y bastantes pájaros por los cables de la corriente eléctrica.

Desde mi ventana

 

Nunca me había parado a pensar en todo lo que se podía observar desde mi ventana, y es que no suelo fijarme detenidamente en las cosas hasta que me lo piden, bueno, no, hasta que me obligan. Así que estoy aquí al lado de mi ventana y ¿qué veo? nada, a ver nada no, veo un edificio enfrente donde, al otro lado de la ventana, probablemente estén haciendo cosas de familia, ver la televisión, estar en el ordenador… etc… pero observando detenidamente todos los pisos, me doy cuenta de que hay uno “sospechoso”, para que entendáis a qué me refiero os diré que todos tienen balcón, menos ese, sus ventanas tienen ese tipo de cristal negro, que nunca me ha gustado porque no te deja ver lo que hay al otro lado y te deja bastante intrigada (a ver, tampoco es que seas una cotilla y estés observando lo que hay) pero que a mí no me gustan mucho porque ¿es qué detrás de esos cristales tintados están los “men in black”? en fin, me lo apunto en mi lista de asuntos por descubrir… sigamos, todos los demás pisos están en orden y bajo observación: ¡nada de me escapa!

 

Ah, una cosa que de la que tengo que informaros es que en el tercer piso de enfrente , hay un animal -no consigo saber si es un gato gordo, un perro o un hurón gordo, en realidad, no sé si existen los hurones gordos- ja,ja pero es adorable, está tumbado y todo guapo, algún día tendré que robarlo. Bueno, a lo que iba, estoy cogiendo inspiración para deciros qué bonito se ve el monte desde mi ventana, pero… me han interrumpido, de verdad que tenía algo que me iba a quedar de fábula pero mi vecino, el de al lado, me dijo eh Oli, ¿cómo te va? y cuando yo me giré para responderle educadamente , ¡sé metió en casa! está totalmente pirado, que no es lo más agradable del mundo verme en pijama, con mi cara en proceso de sueño y mis pelos, pero que tampoco es para tanto.

 

Después de mi distracción he conseguido estar otra vez “a lo mío”, el monte, qué bonito es, parece un gran dedo que aplastará el edificio de enfrente en 5 segundos y acabará con los “men in black”. Es verde, grande con cosas rocosas por la punta, que parece una uña y… el viento dando en los árboles que tiene el efecto de hacer pensar que todo “él” entero se mueve y tú piensas ¿cuánto tiempo habré pasado en ese “dedo”? y las nubes, guau, hoy tienen su día, esponjosas y blancas, me dan ganas de saltar en ellas como los niños de Peter Pan en Nunca jamás y ya que estamos, volar en una alfombra, como Aladino o en una misma nube como Goku x),  me gustaría de verdad.

 

No sé qué más describiros, abajo os describiría probablemente coches pero mi madre no me deja mirar, no se fía de mí, dice que la he salido torpe -.-“, así que voy a terminar de escribir, además he quitado lo de mis vecinos de mi lista, porque acabo de ver a uno fumando y he sentido el impulso de hacer lo mismo que mi vecino de antes, meterme en casa.

A %d blogueros les gusta esto: